EL QUE BIEN HACE Y MAL HACE PARA SI HACE.

Apataki de Okanran-ika

HABIA UN REY QUE TENIA UNA HIJA QUE SE LLAMABA SHIKA SHIKA LA CUAL ESTABA ENFERMA Y ESTE OBA LLAMO A ORUNMILA PARA QUE LA SALVARA, ORUNMILA LE VIO ESTE IFA DONDE LE DIJO QUE PARA SALVARLA HABIA QUE DARLE IKOFA, DONDE ELLA VOLVIO A TENER ESTE MISMO SIGNO.
SHIKA SHIKA SE CURO Y CRECIO SIN PROBLEMAS CASANDOSE CON UN GRAN GUERRERO TENIENDO UN HIJO QUE LLEGO A SER UN GRAN CAZADOR.
SHIKA SHIKA ERA UNA MUJER DE MALOS SENTIMIENTOS. ORUNMILA CONTINUO EN ESTE TIEMPO SU PEREGRINAJE POR DISTINTAS TIERRAS, REALIZANDO SU OBRA DE ADIVINACION. AL CABO DE LOS AÑOS VOLVIO A LA TIERRA DE SHIKA SHIKA Y TODOS LOS DIAS CUANDO ESTE LLEGABA A LA PUERTA DE ELLA, ESTA NO LO RECOMPENSABA YA QUE EL ERA SU SALVADOR, SOLO LE DABA UN OKA (PAN) Y EL LE RESPONDIA: 'EL QUE BIEN HACE Y MAL HACE PARA SI HACE' Y SE MARCHABA REALIZANDO SUS LABORES DE BENEFICIO DE LA HUMANIDAD.
YA SKIKA SHIKA ESTABA CANSADA DE AQUELLA SENTENCIA Y UN DIA DECIDIO ECHARLE OGU AL OKA DE ORUNMILA Y ESTE SE MARCHO CON SU OKA PARA SU ILE QUE ESTABA DENTRO DEL MONTE.
EL HIJO DE SHIKA SHIKA HABIA IDO A CAZAR Y LE COGIO LA NOCHE EN EL MONTE Y NO TENIENDO DONDE QUEDARSE VIO UNA LUZ Y ACUDIO ALLI A BUSCAR REFUGIO, RESULTANDO SER LA CASA DE ORUNMILA.
AL LLEGAR ALLI LO RECIBIO ORUNMILA Y LE DIO ALBERGUE, EL CAZADOR LE DIJO TENGO HAMBRE, NO TIENES NADA QUE COMER?; LO UNICO QUE TENGO ES OKA, EKU, EYA, AWADO Y EPO. ENTONCES EL CAZADOR LO COMIO Y LE HIZO EFECTO EL OGU QUE TENIA EL OKA Y MURIO. ORUNMILA AL VER CAIDO FULMINADO AL CAZADOR, SE SORPRENDIO Y ACUDIO APRESTARLE AUXILIO CAYENDO EL OKPELE EN EL SUELO MARCANDO OKANA KA, ENTONCES EL AL VIRAR EL CADAVER DEL CAZADOR, VIO EL TATUAJE REAL DE AQUELLA TIERRA Y RECORDO A AQUEL OBA QUE HACIA TANTOS AÑOS LE HABIA SALVADO LA HIJA QUE TENIA ESE MISMO SIGNO. RECOGIO LOS RESTOS DEL OKA Y EL CADAVER DEL CAZADOR Y LO LLEVO A LA CASA DE SHIKA SHIKA Y SE LO MOSTRO A ESTA LA CUAL AL VER A SU HIJO MUERTO Y AL VER EL OKA QUE TRAIA ORUNMILA, SE DIO CUENTA DE TODO. DONDE ORUNMILA DIJO: AHORA SABES EL PORQUE DE MI SENTENCIA.
ELLA RECONOCIO A SU PADRINO ORUNMILA Y SE POSTRO ANTE EL, PERO EL LE DIJO: 'EL QUE BIEN HACE Y MAL HACE, PARA SI
HACE'.