EL ESPÍRITU DE LERIFO

Apataki de Oyeku-okanran


Lerifo era una niña que desde que nació, había que hacerle una gran ceremonia de rogación, pues su nacimiento fue en calidad de prestada aquí en la tierra. Esta ceremonia había que hacerla antes de que cumpliera los tres años de edad, pero los padres no hicieron. La niña creció así, con un espíritu pegado como si fuera su mujer. La muchacha ya señorita, se caso con un hombre de su agrado, pero que no era del gusto del espíritu. La joven lleva una vida mala, al extremo de que el espíritu la sedujo y ella no se sentía bien al lado de su esposo, comenzando a llamarle la atención otros hombres, llegando a hacer vida sexual con un amigo de su esposo, del cual quedo embarazada. Sin embargo, el espíritu de Lerifo, también le gustaba este hombre como marido, pero en realidad lo que quería era que la joven viviera como él había vivido cuando animaba un cuerpo material, teniendo hoy un marido, mañana otro y así sucesivamente. Así en espíritu le indico en sueños que tomara brebajes para abortar para que su esposo no se enterara de su falta, resultando que la criatura era hija de Asowano y nació con manchas y granos. Así ella queda muy mal de su interior, declarándosele una enfermedad muy mala. Esta enfermedad fue la misma que padeció en vida la persona o materia del espíritu que tenia Lerifo antes de dar su caída.