HAGALE CASO A SU MUJER.

Apataki de Irosun-idi


HABIA UN MATRIMONIO MUY POBRE Y EL HOMBRE SIEMPRE SE ESTABA QUEJANDO QUE ESCASAMENTE TENIA PARA COMER, MUCHAS VECES NO PODIA CONSEGUIR EL DINERO, Y SI HACIA ALGUN TRABAJO NO SE LO PAGABAN, ASI QUE NO PODIA MANTENER A SU FAMILIA, PERO LA MUJER, QUE ESTABA EMBARAZADA, ERA MUY CONFORME Y SIEMPRE LE ESTABA DANDO ALIENTO.
UN DIA ELLA LE DIJO, QUE POR QUE NO IBA A VER A UN AWO, Y LE DIJERA LO QUE LE PASABA QUE ASI QUIZAS PODIA CAMBIAR SU SITUACION, EL NO QUERIA IR, PERO TANTO LE INSISTIO LA MUJER QUE FUE A VER A ORUNMILA, ESTE LE DIJO QUE EL TENIA QUE HACER EBBO.
EL HOMBRE SALIO PARA SU CASA Y LA MUJER LE INSISTIO QUE TENIA QUE HACER EL EBBO, QUE ORUNMILA LE HABIA MANDADO.
EL POBRE HOMBRE VUELVE A LAMENTARSE DESPUES DE HACER EL EBBO.
CUANDO LLEGO EL DIA DE DAR A LUZ TOCO LA COINCIDENCIA DE QUE TAMBIEN DIO A LUZ LA REINA DE ESE PUEBLO, CON TAN MALA SUERTE QUE LA REINA MUERE EN EL PARTO. EN ESO EL REY SE ENTERA QUE UNA MUJER HABIA DADO A LUZ EN EL PUEBLO AL MISMO TIEMPO QUE SU DIFUNTA ESPOSA, POR LO QUE LA MANDA A BUSCAR PARA QUE LE CRIARA A SU HIJO.
CUANDO LA MUJER DEL POBRE HOMBRE ACABO DE CRIARLOS, EL REY LA COLMO DE GRANDES BENEFICIOS, Y AL MARIDO LO HIZO GENERAL, Y ASI LE VINO LA SUERTE A ELLOS, VIVIENDO DESPUES FELICES LOS DOS.