OCHUN RENUNCIA A LA CODORNIZ

Apataki de Ika-iwori

PATAKI
Oshun y Ogun vivían juntos y un día Ogun regresó temprano de su trabajo y al ver la casa le dijo a Oshun: ¿Quién estuvo aquí, pues yo no deje la cama así? Oshun le respondió: Aquí no ha estado nadie.

A los pocos días Ogun volvió a notar lo mismo, pero no dijo nada y podo después volvió a notarlo y se fue a casa de Orunmila, quien le vio este Ifá y le marcó rogación con un perrito, Eran Malu y demás ingredientes. Después de hecho el Ebo, Orunmila le dijo: Durante cuatro días seguidos, tienes que venir a mi casa a traerle comida al perrito. Ogun así lo estaba haciendo pero no podía sorprender a Oshun, porque esta tenia una Codorniz que le avisaba cuando Ogun se acercaba a la casa, y esto le daba tiempo a Oshun para sacar el hombre.

Llegó el cuarto día y Ogun fue casa de Orunmila y cuando llegó este le dijo: Bueno, hoy el perrito va contigo. Poco después salieron de la casa de Orunmila, Ogún con su perrito.
En la distancia, la codorniz no distinguía bien, y decía: Aquello que viene en la distancia se parece a un perro, pero me parece grande, ahora me luce más chiquito, ahora lo veo más grande y en este divagar, la codorniz se entretuvo y cuando vino a darse cuenta, ya el perrito estaba encima de ella ladrándole y la codorniz huye para la monte donde se escondió y Ogun entro en su casa y vio a Oshun y al hombre que salían por una ventana.

Y así Ogun descubrió lo que quería saber y Oshun renuncio a la codorniz porque la vendió.