LA MUJER RICA Y RUIN

Apataki de Ika-Meji

Había una mujer muy rica, pero muy ruin principalmente con la comida, cuando llegaba alguna visita a su casa, tapaba la comida, aunque la visita fuera de familiares. Cuando ella terminaba de comer con tal de que la gente no le comiera, la botaba a la basura. Por esta causa, todos los días amanecía con la barriga hinchada. En una ocasión un familiar suyo fue al Ile de Orula y este le dijo: Esta señora familiar suyo tiene que gastar mucho dinero en comida y darle durante cinco días a todo el que vaya a su casa, y si en estos días no va nadie, que llame a sus vecinos y les reparta. Cuando la Obini se entero de esto, dijo que no y que Orula era muy malo. Entonces Oshun se entero de lo que sucedía y fue a pedirle comida a dicha Obini y esta se la negó. Oshun se disfrazo de vendedora y volvió a aquella casa a proponerle a dicha señora, preguntándole ella para que cosa era y Oshun le dijo: Son para comer. La señora le pregunto el precio y esta le contesto: Ocho pesos. Entonces se formo la discusión donde la señora dice: Son muy caras. Entonces Oshun comenzó a tirarle las Eleguedes(calabazas) por la barriga y le formo con cada una un tumor que cada día se iba hinchando, hasta que la mujer se convirtió en un monstruo. Viéndose en ese estado la Obini, fue a mirase con Orula, y este le vio este Ifa y le mando a decirle que no fueron las Eleguedes que la habían puesto así, sino la comida que ella negaba y botaba todos los días, por cuya razón ella no podía comer. Cuando le dijeron el recado ella dijo que eso era mentira, pero tan mal se puso que mando a verse por tercera vez con Orula este le volvió a mandar a decir lo mismo, que tenia que gastar bastante dinero durante cinco días, para que la gente comiera bastante, y así se le bajara la hinchazón de la barriga. Así lo hizo esta vez y cuando se puso bastante bien, ella fue personalmente a casa de Orula, dándole las gracias, pero este le dijo: Todavía usted no ha terminado, tiene que darle de comer a Oshun cinco veces distintas. La Obini se fue y se lo dijo a la gente y estos le dijeron que no podía ser, que Orula estaba equivocado, pero como la Obini no acababa de ponerse bien del todo, no le quedo mas remedio que Orugbo a Oshun cinco veces y con cinco adanes. Y así fue como le volvió la salud a dicha Obini.