LA SUERTE DEL COSECHERO.

Apataki de Oturupon-ejiogbe

A UN COSECHERO LE ANUNCIARON QUE YEMAYA LE IBA A MANDAR UNA SUERTE PERO QUE NO RENEGARA NI LE HICIERA MAL A NADIE.
POR LA NOCHE EN SU ESTANCIA NOTO LA PRESENCIA DE UNOS EXTRAÑOS Y EN VEZ DE DISPARARLES, LO HIZO AL AIRE, Y LOS EXTRAÑOS QUE ERAN PIRATAS, SE ASUSTARON Y HUYERON, DEJANDO EL GRAN BOTIN DE DINERO.