LA ENFERMEDAD DE OBATALÁ.

Apataki de Oturupon-Meji

Obatalá dijo: Para saber si Shango me quiere, este tiene que demostrármelo. Al poco tiempo Obatala se enfermo muy grave y corrió la noticia de que se había Otokú y fueron muy sorprendidos y, se lo dijeron a Shango, donde este fue para fuera de la casa y observo como estaba la naturaleza y como estaba de la forma habitual, es decir; como de costumbre, entro en la casa y mando que le prepararan bastante ámala ila, y comió muy bien. Después salió para la casa de Obatalá entrando hasta, el fondo y cuando llego hasta el lecho de Obatalá, se puso a tronar bárbaramente, donde Obatalá, que estaba acostado se asusto y brinco. Shango le dice: Papá, me habían dicho que usted estaba Otokú y de la sorpresa que recibí hizo esto. Entonces, Obatalá le dijo: Ahora sé, cuanto tu me quieres.