NUNCA DES CONFIANZA A UNA MUJER.

Apataki de Obara-Meji

Este PATAKI es parecido al clásico cuento de las mil y una noches.
MI MA DEJI DO NONU WU GBEDE O.


IFA y Male(el musulmán) eran amigos.
El Male le dijo un día a IFA: voy a hacer algo importante. Voy a conseguirme una mujer embarazada. La instalaré en mi casa. Y no tendrá contacto con los hombres antes de dar nacimiento. Si la criatura es una niña, seré muy feliz, y la guardare en total inocencia. Y esa será mi mujer, porque soy muy celoso y no confió en ninguna mujer.
Y fue a comprar la mujer embarazada. La trajo y ella dio nacimiento a una muchacha. -Estoy muy feliz dijo-, pero pensó: ¿Ahora cómo hago para evitar que los ojos de los hombres, que la mayor parte de ellos son malignos, no la vean?
Decide construir una habitación secreta en el interior de su casa, y allí instala a la madre y la muchacha. Y así, ningún hombre sabrá que tengo dos mujeres.
La muchacha pequeña empieza a caminar, y crece. Cuando tiene diez años, la madre se va de la habitación secreta, y queda sola. Ella tiene todo lo que quiere ahí, comida, lujos, etc.
Sin embargo, IFA que sabe todo, lleva la cuenta de la edad de la niña.
Un día, sabiendo Ifa, que la niña debía ya ser grande, va a casa de su amigo, el Male, y lo saluda. Y le pregunta: ¿Musulmán compraste a una mujer embarazada y tuvo que dar nacimiento a una muchacha?. Ya debe estar creció?. ¿Y nunca a visto a un hombre? El Oba de nuestro país, Olofin, no la conoce y yo tampoco. El Musulmán se hace el loco y le cambia el tema.
IFA sé dice a sí mismo: Es necesario que trate de verla.
Se consulta con los Ikines y encuentra Obara Meji, e IFA dijo: procura 1 caja de caudales, Akassa, un gallo, aceite de Palma y sé le ofrece a Elegbara. Entonces al alba, tienes que entrar en la caja, toma la llave, y enciérrate, cuando sea el momento propicio. ¡IFA prepara todo lo le pidieron en la consulta, y va al Male: ¡SALAMALEKU! Le dijo IFA; y el Male dijo: ¡ALEKUMASALA! IFA de nuevo dijo: ¡KALAFI! Y la respuesta del Male: ¡LAAFIA!.- e IFA entro en la casa Male y dijo: voy a salir a una jornada. Te enviaré, con mi mujer preferida, una caja de dinero. Pero hay algo dentro que los ojos de los hombres nunca deben ver. Mi esposa, la llevará, y será necesario que la pongas en un lugar que ningún hombre la pueda ver.
¿Cómo?! Le dijo el Musulmán, estamos entre amigos? ¿Cuándo usted va a salir?
- En tres días. Y estaré de vuelta en tres meses.
- Bien- contestó el Male.
El tercer día, temprano en la mañana, IFA se encierra en la caja. Entonces Elegbara, tomo la apariencia de la mujer de IFA, y lleva la caja al Male, y dijo: mi marido me envío con esto y lo recogerá a su retorno.
El Male llama a su esposa para cargar la caja, pero era tan pesada que él debía ayudarla. Juntos, la llevan al cuarto secreto. Entonces el Male ve a la muchacha por primera vez. Y cierran las puertas de nuevo y dejan a la muchacha sola.
Pasado un tiempo, IFA abre la caja y sale, y ve a la muchacha. La saluda. Y dijo: ¿Usted que está aquí, sabe quien soy? La muchacha contesta no. IFA sé ríe, y empieza a divertirse con la muchacha hasta que finalmente, sé acuesta con ella y le hace el amor. Luego le pidió a la muchacha por agua caliente y sé bañan.
La mujer le ofrece a Ifa comida e IFA no come Obi Kola y ella sé da cuenta y le pregunta: ¿Porque no comes Obi, y cuales eran las comidas qué comía?. IFA contesta: frijoles, pero con picante. Carne ahumada, pescado ahumado.- La muchacha al tercer día, resolvió no poner picante en el palto de Ifa. Entonces IFA sé volvió a acostar con ella. Las comidas son preparadas de aquí en adelante con picante. IFA le dijo de nuevo a la muchacha que no comía chivo.
Y finalmente la muchacha queda embarazada.
Y Male no sospechaba nada.
Como al tercer mes acabada su supuesta jornada, IFA le dijo a la muchacha: si el Male habla a usted de esto, nunca me nombre.
Y, al final del tercer mes, IFA entra en su caja.
Elegbara toma la apariencia de la mujer de IFA, y va al Male: mi marido acaba de llegar de su jornada. Le pide que le devuelva su caja. Vendrá a verlo cuando tome un descanso.- Entonces transporta la caja a casa de IFA.
Seis meses después, el Male decide ir a acostarse con la muchacha. Y cuando la ve la ve con él estomago hinchado, y pide las explicaciones a la muchacha. Contesto que: pensé que todos los estómagos deben volverse come el mío. ¿Yo no sé lo que tengo ahí?
El Male corrió a decirle toda su historia a Olofin, que el mismo sé sorprendió, y recomendó esperar a que pariera.
El día del parto llego; y la muchacha con sufrimiento. El niño, saliendo pregunta por el nombre de su padre. (como un hecho curioso, cuando el parto es difícil la parturienta debe nombrar el nombre del padre para que sea más fácil)y ella gemía, pero nadie entendía lo que decía: la muchacha estaba quieta y gemía.
Entonces se llamó a IFA por consejo.
Y aparece Obara Meji. Pidió en sacrificio la pierna de un antílope o venado, para hacer el sacrificio. La pierna sé corta en siete, entonces sé cocinan los pedazos. Y sé ordena llevar un pedazo a Oduduwa y a Olofin, y a ellos sé le dice que es IFA que sé lo envía, y que es necesario para la mujer de Male, y la mujer de IFA, y el último a la parturienta. La mujer recibe la carne, y el nombre de IFA es pronunciado por ella. ¿Que dice? ¿IFA? ¿Es bueno él? IFA? ¿IFA? Y contesta: sí, IFA, es él, IFA: !Es IFA que sé lo envía! ¡Ah!, Es IFA.- Y, cuando pronuncia el nombre de IFA, el niño, sale completamente.
Y este niño es el retrato de su padre.
El Male sé sorprende por las circunstancias de este nacimiento. El niño que nació pronuncio el nombre de IFA. Es parecido a el.
El Male lleva su queja ante el Olofin. Este encuentra todo muy natural, y el musulmán con rugidos, persiste en acusar a IFA, su amigo.
Un día, IFA emplaza a todo el pueblo, y al musulmán. Y les dijo a todos: Estoy apelando a Uds. La mujer del musulmán dio luz a un niño, y quiero que alguno de Uds. la busque y la traiga.- Y la mujer vino. IFA, cuenta entonces todo su secreto, y explica que no es justo guardar en estas condiciones a una mujer, y esto solo lo puede hacer Olofin. Toda mujer, concluyó, si le cierra con cuarenta candados y cuarenta puertas, al final encontrara un hombre. Esto pasa por no tener confianza, cosa que a las mujeres no sé les puede dar ni un secreto porque al final sé descubrirá.
Sacrificio, el consultante hace un muñeco con tierra de barro o en arcilla, a la imagen de un hombre. Lo pone en una caja de caudales pequeña con unos pelos y recortes de uñas, y rodea la caja con tela y lo lleva a un árbol de Iroko para evitar las miles de ingratitudes que le reservan las mujeres en el futuro.