KUBITO Y LA TROMPETA DE MARFIL.

Apataki de Ogbe-ofun

KUBITO, QUE ERA EL QUE TOCABA LA TROMPETA DE MARFIL A OLOFIN, PARA DESPERTAR A TODOS LOS HIJO DE ESTE EN AUJE, NO TENIA MUJER, Y DESEABA SABER QUE TENIA QUE HACER PARA LOGRARLO. FUE A VER A ORUNMILA, ESTE LE HIZO OSODE Y LE MARCO EBBO QUE EL HIZO.
VARIOS DIAS DESPUES, OLOFIN LLAMO A KUBITO Y LE DIJO: POR TU LABOR TE VOY A PREMIAR DANDOTE UNA MUJER; Y LE DIO UNA BELLA Y HERMOSA DONCELLA. TODOS LOS HIJOS DE OLOFIN DESEABAN A ESA DONCELLA DE ROTUNDOS SENOS Y CUERPO FORMIDABLE.
CADA MAÑANA AL CANTO DEL GALLO, KUBITO LLAMABA CON SU TROMPETA AL TRABAJO DE LOS ORISHAS. TODOS LOS RIVALES AMOROSOS DE KUBITO, PENSABAN COMO VENGARSE DE EL, Y LE ROBARON SU TROMPETA QUE ESTABA HECHA DE UN COLMILLO DE AYANAKU.
AL DIA SIGUIENTE AL VERSE SIN LA TROMPETA, KUBITO CORRIO A CASA DE ORUNMILA, QUIEN LE MARCO EL SEGUNDO EBBO DE SU SIGNO, Y LE ORDENO LLEVARLO AL MONTE Y ENTERRARLO. AL ABRIR EL KUTUN PARA PONER EL EBBO, SE ENCONTRO SU TROMPETA QUE ALLI ESTABA, SUS ARAYES LA HABIAN ENTERRADO ALLI. AL PRIMER CANTO DEL GALLO, KUBITO TOCO LA TROMPETA.
LOS ARAYES SE VOLVIERON A ROBAR LA TROMPETA POR SEGUNDA VEZ, EL FUE A CASA DE ORUNMILA, QUIEN EL MARCO EL TERCER EBBO DE SU SIGNO, Y ENTERRARLO DELANTE DEL SECRETO DE ELEGBA Y AL HACERLO, ALLI ENCONTRO SU TROMPETA, TRIUNFANDO DE NUEVO SOBRE LOS ARAYES. PERO ELLOS NO CEJABAN EN SU EMPEÑO Y LE VOLVIERON A ROBAR LA TROMPETA.
ENTONCES ORUNMILA INVOCO A TODOS LOS ESPIRITUS DE ODO Y ESTE SE SALIO DE SU CAUCE, TRAYENDO EN SUS AGUAS TUYAKO DE KUBITO, PUES ALLI LOS ARAYES LA HABIAN ECHADO.
MURIERON MUCHOS ARAYES EN LA INUNDACION, Y LOS QUE NO MURIERON DECIDIERON HACER LAS PACES CON KUBITO, Y ESTE GRACIAS A ORUNMILA VOLVIO TRANQUILO CON SU MUJER.