LA HERENCIA.

Apataki de Ogbe-kana

VIVIAN EN UN PUEBLO UN PADRE CON SU HIJO, QUE ERA SOLTERO Y SUCEDIO QUE EL PADRE VIENDO QUE SE IBA A MORIR LLAMO A SU HIJO Y LE DIJO:
SOY POBRE Y NADA PUEDO DEJARTE, PERO YO QUISIERA QUE TE CASARAS LO MAS PRONTO POSIBLE, QUE YO TE ASEGURO QUE SERAS FELIZ, SI HACES LO QUE TE VOY A DECIR; CUANDO HAYAN PASADO SIETE DIAS DE MUERTE, TU VERAS QUE DE MI TUMBA SALE UN GUSANO, COGELO, QUE ESE GUSANO SE TRANSFORMARA EN UN ELEFANTE, A QUIEN ALIMENTARAS HASTA QUE PUEDA VALERSE POR SI MISMO, DESPUES DEJALO ESCAPAR AL MONTE.
CON ESTE CUERNO DE BUFALO QUE TE ENTREGO Y ESTAS YERBAS PASADOS LOS PRIMEROS SEIS MESES DE CADA AÑO, LLAMARAS AL ELEFANTE TOCANDO EL CUERNO, ESTE ACUDIRA A TU LLAMADO Y ASI VERAS COMO VA CRECIENDO; AL CABO DE LOS CINCO AÑOS, CON LAS YERBAS QUE TE DOY, VOLVERAS A LLAMAR AL ELEFANTE, AL QUE DIRAS:
VETE AL BOSQUE EN BUSCA DE OTROS ELEFANTES, Y TRAEMELOS.
CUANDO HAYAS REUNIDO GRAN NUMERO DE ELLOS EN EL SITIO QUE TE DIGO HARAS UNA BUENA EMPALIZADA DE MODO QUE NO PUEDAN ESCAPAR, ALLI LUEGO ENTERRARAS EL CUERNO EN UN HOYO PROFUNDO.
CAZARAS UNO POR UNO A ESTOS ELEFANTES, Y DE SUS CARNES Y COLMILLOS OBTENDRAS RIQUEZAS; EL ULTIMO QUE QUEDE ES MI CARNE, PODRAS MATARLO, PERO SUS DESPOJOS LOS REPARTIRAS ENTRE TUS AMISTADES, TU NO COMERAS DE ELLA PORQUE SERIA COMO SI TE COMIERAS A TI MISMO.
ESTA ES LA HERENCIA QUE TE PUEDO DEJAR, Y DICIENDO ESTO MURIO.
EL HIJO SIGUIO SUS CONSEJOS Y TUVO RIQUEZAS EN ABUNDANCIA.