EL CRITICO

Apataki de Ogbe-owonrin

El chivo antes de montar a la chiva, primero le huele el Obo y después le pasa la lengua, levantando después sus ojos al cielo y enseñando sus dientes, tratando de escupir para arriba en señal de disculpa por lo que acaba de hacer, pero resulta que la saliva que expele, le cae en la cara, porque todo el que critica una cosa, mas tarde o mas temprano, hace lo mismo que había criticado.
Aquí el perro le lamía el Obo a la perra estando en menstruación y Olofin los maldijo a tener enfermedades pestilentes y a andar mendigando siempre.