EL REGALO DE OTTANAGOSE

Apataki de Ogbe-ogunda

En su trayecto hacia la tierra de Dahomey, Omoluo demoraba mucho en llegar a su destino, pues iba pie por un largo camino, entonces en el pueblo de Shaki, se encontró con una Ayaba de esa ciudad llamada Ottanagose, la que tenia muchos Owunkos grandes y barbudos que servían de cabalgaduras por esa zona, ella al ver el Omoluo cansado y agotado, ella ofreció a Ogbe Yono, que era el guía de Omoluo, un Owunko para que continuara su camino, y una insignia para el que los viera, les ofreciera comida y un Owunko fresco. Esta insignia era de cuentas de su Ileke en el Ja y una hermosa piedra de su reino, que era la que la identificaba como Ayaba de Shaki.
Cinco días duro el viaje desde Shaki hasta Save y cinco postas recorrieron y en cada una de ellas al mostrar la insignia recibieron lo prometido.
Al llegar Omoluo a Save y hacerse famosos como Awo de Orunmila, él le envío a Ottanagose grandes regalos de frutas y caracoles con Ogbe Yono, y desde entonces hasta su coronación, en Dahomey, cada día fue más grande la fama y el poder de Omoluo que después se titulo Asowano.
Por esto el secreto de Ogbe Yono es darle cinco Owunkos a Oshun para ser grande. Por eso los Vodounsi Asowano montan el Owunko en la ceremonia, en recuerdo de la cabalgada que este hizo desde Shaki hasta Save y el Awo le da 5 vueltas al Owunko con el Omo alrededor del Yaraya antes de montarlo, en recuerdo de la cinco jornadas que rindieron desde Shaki hasta Save, Ogbe Yono y Asowano, uno como guía y el otro como jinete.