LA PRUEBA DE ELEGBA

Apataki de Ogbe-ika

Pataki
Elegba andaba probando a sus hijos, haciéndose pasar por mendigo y pidiendo limosnas de puerta en puerta. En todas partes le daban a el lo que pedía, hasta que llego a la casa de un hombre que era muy mal humorado y se negó a darle nada. Por lo que Elegba lo señalo como avaro y falto de bondad. La persona no era así como la percibió Elewa, si no que era un poco capricho y falto de memoria, pues había pensado que ya había atendido a Elewa y que vendría en otra ocasión.
Sucedió que su mujer se le había ido a otro pueblo y fue a buscarla, en eso había una guerra en el lugar y lo tomaron preso acusándolo que fue el que había empezado la trifulca y casi pierde la cabeza.
Mientras estaba en la cárcel esperando lo que iba a ocurrir se le presento una sombra diciéndole que tenia que atender una vez fuera a su ángel de la guarda y darle un Akukó en Enigbe a Elewa, lo cual él consintió en hacer.
En la hora del juicio, Elewa se transformo en uno de los del pueblo y lo ayudo diciendo, que esa no era la persona que había iniciado todo aquello, que la verdadera había escapado.
Así y todo tuvo varios días preso por equivocación. Cuando regreso cumplió lo pactado. Y, además, les puso tres garabatos a Elewa.