ODUDUWA CREÓ EL SOL Y LA LUNA

Apataki de Ogbe-Yekun

Oduduwa creó el Sol y la Luna. Y los dos tenían muchos niños. Y cuando los niños del Sol crecieron, los hombres, los animales y las plantas comenzaron a morirse.
Los hombres consultaron IFA: ¿Bajo que signo nos defenderemos contra los niños de Sol? Y encontraron a OGBE YEKU, e IFA les dijo que tomaran cuatro mil quinientas piedras blancas (Badakewo), dos sacos para las piedras y en otros dos, una gallina blanca y un gallo blanco, para preparar un sacrificio que sé haría al lado del río.
Ahora, con la aparición de los niños de Sol sé opuso a los de la Luna que tan también fue a consultarse con IFA. Encontró el mismo signo, e IFA marco cuatro sacos, una gallina blanca, un gallo, en manera de sacrificio. La Luna le trajo todo a IFA, pidió, además, un Kokpowe hecho de hojas, una Calabaza, Akassa. IFA recomendó a la Luna guardar los sacos y hacer las ofrendas al lado del río. Al lado del agua, la Luna encontró los sacos dejados por los hombres y los lleno de piedras. Elegbara siguió a la Luna. Le dijo: Llena el volumen de estos sacos, y llévalos arriba. Entonces le propondrás al Sol, para terminar con el problema, que meta sus niños en sacos, y los tire al agua y tu prometerás hacer lo mismo, y tirarás las piedras en lugar de tus hijos. Esto es para librarse de los niños de Sol y guardar los tuyos.
Y la Luna toma las piedras y volvió al cielo con todo. Entonces, llamó el Sol y dijo: nuestros niños van a ser sólo un fastidio para nosotros. ¿Quieres que nos libremos de ellos? Cada uno de nosotros llenará unos sacos con sus hijos, y los lanzará al río. Entonces, el mundo podrá aliviarse, y todo sé regocijará.
El Sol aceptó esta proposición. Y la Luna tiró un saco de piedras. El Sol, ante una duda, le dijo a la Luna: Me muestras a uno de tus niños que vas a tirar al agua.- Y la Luna tomo a un niño de ella, sé lo mostró al Sol, y lo lanzó en el agua para poner el Sol en confianza.
Entonces el Sol lanzó a todos sus niños en el río. Y la Luna lanzó todas las piedras.
La tarde cayo. Todos los niños de la Luna, excepto uno, crecieron. El Sol, furioso de haber sido engañado, descendió a la tierra y quiso rescatar a sus niños. Cogió a uno del agua, el niño se quemó, sé agitó y murió. Tomo un segundo: sé retorció, y murió. El Sol decidió entonces, para no matar a todos sus niños, los dejo donde estaban, en el río.
El hijo de la Luna que sé lanzó al río, hoy se ve de nuevo y su nombre es Su-Vi, niño de la Luna (estrella del mar), otro nombre es Hwe-Vi, hijo de pez del Sol.
Es desde ese tiempo que el Sol y la Luna están molestos entre ellos. El Sol sigue a la Luna y llega a ella periódicamente: Hwe Wli(Eclipses solar y lunar).
Cuando uno le encuentra este signo a una mujer. Abandonará cuatro sacos vacíos al lado del río y cogerá una piedra del río y se preparará un Inshe Osain con lo que pida Orunla, para que no aborte.