ORUNMILA GANA LA INSIGNIA DE AUTORIDAD DE DIOS.

Apataki de Ogbe-iroso

Ogbe Roso nos enseña como Orunmila gano la insignia de autoridad de Dios.

Abinu erin, amu owore 'da san,
Abinu agbo momo, amu orire kon ogiri,
Abimu Okpe luju kon ya gbude comí,
Awo me teta lo´n difa fun Orunmila nijo
To fe gba Ude.

-Aquel quien es molestado por el elefante, come después su carne en la sopa.
-Aquel quien es molestado por el carnero, después golpea su cabeza contra la pared antes de sacrificarlo para comerlo.
-Aquel quien molesta a la palma de Epo en el bosque, lanza la insignia de la autoridad de Dios al agua.

Estos fueron los tres Awoses quienes hicieron adivinación para Orunmila, cuando él iba a tener derecho para usar la insignia de la autoridad de manos de Dios.

El cielo estaba sobre poblado, después de la creación de los seres humanos y quedo la costumbre de que Dios escuchara todas las quejas y problemas de sus hijos.
Dios anuncia a las divinidades y a los humanos, que el se iría en forma de vapor, pero antes de hacer esto, él decidió en proclamar a una de sus deidades(200), quien actuaría en su lugar en el cielo y en la tierra.

Él invita a las 200 deidades a la prueba.
Orunmila decidió consultar su Ifa, quien le dijo que no fuera al palacio divino de Dios, sin antes darle un chivo a Eshu. Y así lo hizo.

Cuando todas las divinidades llegaron al palacio de Dios, este mantuvo su insignia en su mano. Las divinidades más feroces se lanzaron hacia Dios, pues cada uno de ellos pensaban que tenían el derecho a poseerla. Pero Dios no los dejo.

Eshu mientras tanto, se transformo en un anciano del cielo y le aconsejo a Dios, que una deidad débil, pequeña y vestida siempre de blanco era quien debería poseer la insignia.
Dios, pensó, si Orunmila siendo débil y senil, era físicamente fuerte para aguantar las tormentas celestiales y terrestres con autoridad.
Si embargo, Dios decidió diferir el consejo del anciano y acordó probar si Orunmila era capaz de tener la insignia por 7 días.

Y así lo hizo causando la indignación de todas las demás deidades.

Llegando a casa, Orunmila colgó la insignia en el trono de su ángel de la guarda.
Osain quien es la divinidad de la medicina, era un socio muy allegado a Orunla. Era la única deidad que podía entrar libremente en la casa de Orunmila, sin pedir permiso y entrar a cualquier sitio.

Mientras tanto la divinidad de la brujería empezó a conspirar para persuadir a Osain para que cooperara en robarle el instrumento a Orula, porque él pensaba que él era el candidato ideal para eso y no Orula.

La divinidad de la brujeria argumento que después de todo, él era el mayor de los cuatros agentes que cuidan la insignia cuando Dios toma su baño antes de que el gallo cante en la mañana. Las brujas lograron en persuadir a Osain y acordó en robarle el instrumento de la casa de Orula.

Osain fue a casa de Orula. Cuando Orula estaba durmiendo, lo hipnotizo en un dulce sueño. Osain cogió el instrumento y se lo dio a las brujas. Ellas cavaron un hueco debajo del fogón y lo enterraron ahí.

Cuando Orúmila despertó, descubrió que la insignia había desaparecido. Invito a los tres Awoses, le indicaron a Orula que hiciera Ebo con ñame machucado mezclado con pescado y Jutia y que lo pusiera en algún lugar en el fogón de la cocina y así hizo el sacrificio.
Después, los carneros y las guineas que abundaban en casa de Orula, empezaron a comer del sacrificio ofrecido, incluyendo el sitio donde estaba enterrada la insignia del poder de Dios. Después de comer las guineas empezaron a escarbar y descubrieron la insignia.

La Akpetevi de Orula quien fue a la cocina para prepara la comida vio la insignia y alerto a su esposo.
Así, Orula la tomo, la lavo y la limpio. La puso alrededor de su cuello.
Así era requerida que la usara para la reunión con las divinidades.
Cuando llego a la puerta principal del salón de reuniones, Orunmila dijo:
Salama Alaikun; y ellos contestaron:
Salauku Babao,

Este evento les aseguro a todos las divinidades especialmente a Osain, y a la divinidad de la noche que Orúmila había recobrado el instrumento de autoridad. Todos las divinidades se reportaron para saludarlo.
Después de la reunión, Orúmila decidió mantenerlo guardado dentro de su almohada. Osain fue otra vez de noche y hipnotizo a Orula, y le volvió a robar el instrumento y lo enterraron en el basurero.
Orula despertó y se dio cuenta que había desaparecido otra vez. Llamo a los Awoses, y salió Ogbe Roso. Le indicaron que hiciera Ebo con ñame machucado, pescado y Jutia, todo mezclado y que lo depositara en el basurero. También se le dijo que le diera un chivo a Elewa. Uno de los ayudantes de los Awoses pidió permiso para hablar y explicar como el Ebo debía ser hecho. Se le dio permiso para hablar.

El sugerió que aquel que fuera a llevar el Ebo al basurero fuera con un machete. Al llegar al basurero la persona vera un agujero de ratas y cavara para agarrar a la rata antes de depositar el Ebo. Así como él fue el autor de la idea, se le dijo que fuera él quien lo hiciese.
Al llegar, él vio el agujero de la rata y empezó a cavar. Una rata salió y se metió en un segundo hueco que estaba debajo de un árbol cerca del basurero. Así cavando en el hueco del árbol en búsqueda de la rata, el machete golpeo un objeto de metal que al sacarlo era la insignia de la autoridad de Dios. Mato a la rata y la llevo con la insignia a los Awoses de Orula.

Después de lavar y limpiar la insignia, Orunmila se lo puso de nuevo y fue a la reunión. Después de los saludos respectivos, Orunmila se sentó a la cabeza de la mesa como el jefe supremo.
Los conspiradores vieron que había encontrado la insignia.

Cuando termino la reunión, Orunmila guardo la insignia en su trono de Ifa.
Los ancianos de la noche planearon botar la insignia al río.
Una vez mas, Osain fue a robarlo en la misma forma acostumbrada.
Cuando Osain se lo entrega a los brujos, ellos lo lanzan a un rió llamado Okun-SA.
El instrumento brillaba tanto como un diamante, tan pronto cayo al río, todos los peces fueron atraídos por su brillo. Un pez pequeño fue el primero que se lo trago, uno más grande se trago al pequeño. Cuando Amiegho, el rey de los peces vio lo que ocurría, se comió al otro, como el rey de los peces regresa a su hueco y cayo en una trampa para peces(Nasa).
Cuando llego el día de regresarle a Dios, el instrumento, Orula se dio cuenta de que le habían robado el preciado objeto, que había colocado en su trono de Ifa.
Una vez más mando a llamar a los tres Awoses y le dijeron que le diera un chivo a Eshu, una Guinea y tres pescados frescos obtenidos en el río a Ifa.
En este momento el ayudante de los Awoses que había adivinado la vez anterior, propuso que primero se preparase ñame machacado, Jutia y pescado mezclados, y esto debía ser lanzado al río llamado Okun-SA, después de obtener los tres pescados en uno, desde un bote anclado.
El más viejo de los Awoses se preguntó que quería decir el joven ayudante de tres pescados en uno.
Al ayudante se le dio la oportunidad de descifrar el acertijo. El luego pidió una bolsa con dinero que era el equivalente a 65.000 unidades monetarias, él dijo que cualquiera que fuese a realizar la obra vería a un pescador con dos pescados uno grande siendo vendido por 65.000, y otro pequeño, él debería comprar el más grande de 65.000, antes de botar el sacrificio al río. Una vez más, él fue asignado al trabajo.

Al llegar al río se arrodillo para orar por el sacrificio que se iba a realizar. Él vio al pescador con los dos pescados, uno grande con el abdomen hinchado y uno más pequeño.
Preguntó por el precio del más grande y se le dijo que era 65.000, sin regateo. El lo compró y lanzo el Ebo al río.
Cuando regreso a casa los Awoses abrieron el pescado y lo ofrecieron junto con la guinea a Ifa, después de darle el chivo a Eshu.
Después del sacrificio los Awoses diseccionaron el pescado y encontraron que había otro pescado adentro, y abriendo este, encontraron otro más pequeño con la insignia de la autoridad de Dios.
Ellos aplaudieron al joven ayudante.

Orúmila preocupado de que desapareciera el objeto otra vez, le rogó a los Awoses que se mantuvieran en vigilia toda la noche, bailando y tomando hasta el amanecer. Orúmila les ofreció regalos y dinero mientras estuvieran bailando.
Orúmila preparó cinco lámparas grandes de aceite, para que estuvieran encendidas todo el tiempo, y las coloco en los siguientes sitios:
1- En el basurero
2- En el trono de Elewa
3- Frente a su casa
4- Detrás de su casa
5- En el trono de Ifa
Ellos festejaron comiendo los peces y la guinea y bebieron Oti hasta el amanecer.
A la siguiente mañana, la carne del chivo de Eshu fue repartida entre los Awoses y se la llevaron a sus casas.

La reunión con las divinidades, ya estaba establecida y Orula tenía puesta la insignia de Dios. El supremo sentado en la silla que encabeza la reunión. Orula fue a quitarse la insignia y Dios le dijo que se la dejara puesta en su cuello y que la mantuviera por siempre.
Con esta proclamación Dios le dio a Orula, la autoridad suprema sobre todas las demás ciento noventa y nueve deidades de generación en generación.
Dios le dijo que hubo intentos de robo, pero que estos no fueron exitosos, y que jamás pasaría esto de nuevo. Así quedo Orúmila con el mando supremo sobre todas las actividades del cielo y la tierra, y la mayor Deidad del Universo después del Supremo.


Mientras tanto Osain fue asignado por Orisha Nla, en el cielo para ser su médico.
Un día Osain fue invitado para prepararle una medicina a la esposa favorita de la deidad. Después de hacerlo empezó a tener relaciones con la mujer.
Anteriormente Orúmila había rezado con su insignia para sancionar a aquel que le había dado tantos problemas.
Una noche, Orisha-Nla, oyó una voz en dirección del harem. Él gritó que quien estaba en su harem. Empezó a abrir todas las puertas llegando a la puerta de su esposa favorita y estaba Osain transformado en una serpiente, escondido en un hueco cerca de la chimenea.
Cuando Orisha- Nla, entró a la habitación él preguntó por el intruso, pues sospechaba que estaba allí.
Aunque el no vió a nadie, él se mantuvo allí y mando a llamar a su jefe de adivinación que era Orúmila. Cuando Orúmila llegó a la habitación consultó Ifa, y a través del espejo del cristal de la insignia que tenía en su cuello vió a Osain, en un hueco transformado en serpiente, que estaba cerca de la chimenea.
Osain le suplico telepáticamente a Orula que no lo traicionara, por la larga amistad y asociación que había entre ellos.
Orúmila no lo traicionó.
Mientras tanto Orula le sugerió a Orisha-Nla, que hiciera un sacrificio con una Jutia, gallina, chiva y una gran hoguera, de los palos de la chimenea de su esposa, porque Orúmila no había visto a ningún humano extraño en la habitación.
Orisha-Nla, trajo los materiales a la habitación y quiso que el Ebo, se hiciese en esa misma habitación a lo que Orúmila le expuso que debería hacerse en su Ifa.
Con esto, todos los materiales incluyendo la madera que contenía a Osain hecho serpiente, fueron llevados a la casa de Orula, y al llegar Orula le ordenó a los mensajeros de Orisha Nla, que regresaran a sus casas.

Después, Osain agradeció a Orula, quien le reveló que era él el que había conspirado con las brujas para robarle la insignia de Dios y que había pecado.
Osain se ofreció para trabajar como esclavo de Orúmila por toda la eternidad, a lo que Orula aceptó.

Esto es porque a la fecha antes de que nazca un niño es Osain el que prepara todas las medicinas para el periodo antes del parto y hasta ese momento. Y Orúmila toma todo el crédito hasta la muerte.