OSHÚN HACE CIRCULAR EL DINERO

Apataki de Ogbe-irete

En la tierra Owó Oshé vivía Ogbe Ate, quien siempre estaba sobresaltado porque no tenía amigos verdaderos, pues sólo lo trataban por interés y por la riqueza que le había proporcionado Oshún.
Todos los días Ogbe Ate le daba las gracias a Oshún por su prosperidad y ella le daba aún más riquezas, que él guardaba celosamente. Pero así como guardaba el dinero, en la tierra Owó Oshé la gente se encontraba viviendo en escasez porque el dinero no circulaba.
Un día, al llevar sus ofrendas a Oshún, Eleggua se le presentó a Ogbe Ate y le dijo que Oshún ya no estaba contenta con la vida que él estaba llevando, pues estaba rodeado por la desconfianza de todo el pueblo. Entonces Eleggua le dio un secreto para que siempre tuviera desenvolvimiento y no le robaran. Por su parte, Oshún le señaló que parte de su dinero debía guardarlo, pero que la otra debía circular en el mundo para que todos pudieran vivir y comer. De esta forma, nunca más le faltó dinero a Ogbe Ate y nadie quiso robárselo, pudiendo vivir tranquilamente pues el dinero que tenía amarrado comenzó a circular por el mundo y la gente de su tierra no pasó más miserias.