EJIOGBE TENÍA A UNA MUJER QUE LE DIO DOS GEMELOS EN SU PRIMERA MATERNIDAD

Apataki de Ejiogbe-Meji

EJIOGBE tenía a una mujer que le dio dos gemelos en su primera maternidad.
Dos meses después de este nacimiento, la madre tuvo relaciones con otro hombre que quería tomar todo lo posible y quedarse con la mujer.
Ella determinó por consejo de su seductor de poner un veneno que podría matar a su marido. Y que se lo pusiera en su comida.
El día después, ella preparó la comida. Al momento de colocar la salsa envenenada, ella le dijo al marido que fuera al campo. Esta hizo dos porciones, que vertió en dos recipientes diferentes de salsa. En el primer rocío, el veneno, que estaba destinado al marido. Así reservaba el segundo para ella, y lo aseguro en otro lugar.
El marido volvió y dijo que tenia hambre, esta le indicó el lugar donde estaba el recipiente con la salsa envenena (Akassa).
Ahora, en el momento en que ella envenenó la salsa, Zisu, el mayor de los gemelos, sé había dado cuenta del hecho.
La mujer salió afuera y el marido entró a tomar el recipiente.
Zisu entonces sé paro y le dijo a su padre: la salsa ha sido envenenada por mi madre, y agregó: que estaba obligado a denunciar el hecho, de manera que nadie diga en el país que por culpa de él, el infortunio entro en su familia. Indicó entonces a su padre cual era la salsa comestible, y el padre cambió los dos recipientes.
Y, al momento del cambio, el segundo niño, llamado SAGBO, sé dio cuenta del hecho.
En ese momento la madre volvió del jardín, y entró a comer.
SAGBO, el segundo gemelo, sé paro y dijo lo que pasaba. ¡Y la mujer llama a todo el mundo y grito: ! Mi marido quiere envenenarme etc.- Los vecinos sé reunieron y la mujer habló bastante.
El caso fue ante OLOFIN. El marido estaba emplazado. Le preguntó, el Oba sobre los hechos que decía su esposa, y le ordeno que trajera a sus niños, aunque eran de dos meses de edad para aparecer ante palacio para hacer justicia. OLOFIN ordenó la subida de los niños, y que contestaran las preguntas y que estuvieran ellos calmados.
Zisu fue interrogado primero y dijo que su madre le había puesto la salsa envenenada a su padre. Más, tuvo en consideración el nacimiento de él y el de su hermano, y no le gustaba un infortunio en la casa; si su viejo padre muere cuando apenas tenían dos meses, eso seria una pena muy grande. Está es, dijo, la razón que determino decirle el hecho a mi padre.
El segundo niño, declaró que su padre había envenenado la salsa de su madre. Después de haber comido la salsa comestible, el padre, con la intención de matar a su esposa, tenía que cambiar las dos salsas. Si por casualidad su mamá hubiera muerto, alguien habría dicho que su nacimiento llevó el infortunio a la casa.
OLOFIN, le dijo al padre de los gemelos que ellos son lo prohibidos por dos pueblos. Se llamaran de aquí en adelante: OBEJI.
Si el consultado es víctima de cualquier trampa, tendrá tiempo para desbaratarla.