NACIMIENTO DE LA ALFARERIA

Apataki de Oyeku-Meji


Cuando los hombres no tenían recipiente para recoger agua.
Pensaron: nuestra mano no es suficiente. ¿Cómo hacemos? Buscaron un madera hueca, pero era dura. Y el uso de hojas era también inoportuno.
Descorazonados, consultaron IFA. IFA les pedirá hacer un sacrificio: ¿Pero que sacrificio? - preguntaron. Una azada, un pollo, una paloma, un Chivo. IFA le hizo a ellos el sacrificio, y dijo: vayan y tomen este sacrificio y lo ponen al lado del río, a veinticinco metros al lado del agua. Entonces, excaven un agujero. Que el agujero sea correspondiente al tamaño de un hombre.
Y empezaron a medir la distancia para excavar el agujero. Y cantaron, en afirmar su sorpresa:

IFA WE ZO MI
OGBE ZO!
DE MA DE KPOLI WE ZO MI
OGBE ZO!
YEKU WE ZO MI
OGBE ZO!

Es IFA que me dio esta orden,
¡Es el trabajo de la vida!
Es KPOLI que me dio esta orden,
¡Es el trabajo de la vida!
Es YEKU que me dio esta orden,
¡Es el trabajo de la vida!

Excavaron el agujero, y cuando su profundidad podía contener a un hombre, encontraron otra tierra, que encoló la azada. Es cómo YEKU permitió el descubrimiento de la arcilla.
¿Qué es esta tierra? Preguntaron los hombres. Piensen un poco, y uno dijo: pongan un poco agua encima de la arcilla. - Y ellos echaron agua y amasaron. Y volvieron con esta masa. Algunos pusieron la masa en las paredes que se volvieron fuertes.
Prepararon las cacerolas, unos cuencos, y era mejor que buscar el agua con sus manos.
Iban a decirle a IFA y a explicarle lo que habían encontrado en el agujero: pero, agregaron, pero no es muy fuerte.- IFA les dijo: cada uno de ustedes traiga dos fajos de paja. Cada uno me hará una olla muy hueca y me las traerán con dos Cauris.
Y había que hacer la olla más grande. IFA designó un cuarto a cada uno: cada uno de ustedes tomara su cacerola.- Cada uno tenía que marcar la suya. IFA dijo que rompieran los lazos de los fajos de paja, para disponer de la paja alrededor de la olla. E IFA encendió la paja. Y el fuego ardio, y el fuego duró, e IFA los envió a todos de regreso a sus casas y les dijo: vuelvan en tres días, éstos lo hicieron. El fuego se extinguió y se refrescó las alfarerías. Y todo estaba bien cocinado, y, cuando las golpearon se dieron cuenta de lo duro y buenas que estaban, eran duras y resistentes.
Cada uno tomo su Jarra. Y estaban felices. El agua quedó en las jarras. ELEGBARA preguntó: ¿Porque la olla y el agua no hacían sacrificio?. Se castigó a la olla por no hacer su sacrificio a IFE. Es por eso que de vez en cuando se rompen.

Y los hombres, cantan:

TALO KO E ÑA LOGBO O?
O YE!
OYE la KO a WA GBO?
O YE!
Ta LO KO E nia LOGBO O?
O YE!
¿Quién enseño a los hombres a ser ingeniosos?
¡YEKU!