LA MODESTIA DE ORUNMILA.

Apataki de Oyekun-ose

OLOKUN, REY DE REYES SE ENFERMO Y REUNIDOS TODOS LOS MÉDICOS DEL PUEBLO NO HABÍA MANERA DE CURARLO; UN VIEJITO QUE HABÍA LLEGADO AL PUEBLO SE ENTERO DE LA ENFERMEDAD DEL REY Y SE DIRIGIÓ AL PALACIO.
AL LLEGAR ALLÍ LE DIJO AL REY, DELANTE DE TODOS QUE EL LO IBA A CURAR Y LOS MÉDICOS, INCLUSIVE EL REY, LO MIRARON CON EXPRESIÓN DE DUDAS. PERO COMO EL REY SE ENCONTRABA UN POCO APOCADO PORQUE NO SE QUERÍA MORIR ACEPTO QUE AQUEL VIEJITO LO CURARA.
ENTONCES ORUNMILA, QUE ERA EL VIEJITO SACO DE SU JOLONGO UNA HOJAS DE MALVA Y DESPUÉS DE HACER CIERTAS CEREMONIAS SE LAS PUSO EN LA FRENTE AL REY Y LE DIO A TOMAR COCIMIENTO.
A LOS POCOS DÍAS EL REY ESTABA CURADO, LE FUE A PAGAR Y EL NO QUISO DINERO. EL REY IDEO UNA COMIDA EN AGRADECIMIENTO Y LLAMO A OGGUN PARA QUE LE AVISARA AL VIEJITO.
LOS MÉDICOS, ENVIDIOSOS POR LO QUE ORUNMILA HABÍA HECHO Y VIÉNDOSE EMPEQUEÑECIDOS AGARRARON A OGGUN, LO INTIMIDARON Y LO CONVENCIERON DE QUE NO FUERA A BUSCAR A ORUNMILA. POR OTRO LADO OUNMILA SE MIRO CON IFA, ESTE LE DIJO QUE TUVIERA CUIDADO CON TRAICIONES.
LLEGO EL DÍA DEL BANQUETE Y EL REY VEÍA QUE SU INVITADO NO LLEGABA Y AL PREGUNTAR POR EL TODOS LE RESPONDIERON CON EVASIVAS. ENTONCES EL REY ORDENO QUE SE LO TRAJERAN INMEDIATAMENTE.
AL LLEGAR ORUNMILA, EL REY MANDO A SERVIR LA COMIDA Y VIENDO QUE NO HABÍA NADA HECHO, ENFURECIDO, LES DIJO A LOS PRESENTES QUE DESDE ESE MOMENTO ORUNMILA SERIA EL JEFE SUPREMO EN PAGO A SU MODESTIA, DESINTERÉS, BONDAD Y HUMILDAD.