ADIVINACIÓN HECHA PARA OGUN Y ORUNMILA

Apataki de Owonrin-Ejiogbe

Ojuani Shobi

Cuando este Odu aparece en adivinación, el sacerdote de Ifa debe echar una pequeña cantidad de corojo (Epo) en el piso antes de interpretarlo.

Esi oun serun de, Erun rin ogoro mudi.
Awo Udi Orisha, udi orisa oni ehu kangogo.
O da mi Lebe moriru.
Odami lebo kan le gerete.
Odami Lesu itu momesu itu.

Estos fueron los 5 Awoses quienes adivinaron para Ogun y Orunmila cuando ellos venían del cielo a la tierra. Dios les había avisado no matar ninguna divinidad o ser humano, porque él no creo las divinidades, seres humanos y animales para destruir sus propias especies. Dios dijo claramente que cualquiera que se dedicara a matar solamente lo hacia como un agente de Eshu.

Antes de salir del cielo, ellos fueron a adivinación y se les dijo que le dieran a Eshu un envase de aceite de corojo(Epo), un chivo fuerte y además hacer sacrificio(Ebo) con gallina, Babosas, Jutia(Eku) y pescado. Ogun, quien tradicionalmente no atiende a Eshu, rehusó hacer el sacrificio. Orunmila, quien tiene fuertes lazos con Eshu, hizo el sacrificio.
Los Awoses hicieron el sacrificio para él y prepararon una medicina para ser comida y una parte a hacer mezclada con jabón para bañarse con ella.
Ogun y Orunmila al mismo tiempo y juntos bajaron a la tierra.

Mientras tanto, Eshu quien no había sido calmado por Ogun, determino que le iba a dar una lección a la deidad del hierro.
Él fue a Ogun a instigarlo para que perdiera la paciencia y se irritara por cualquier cosa que cualquiera le hiciera. Es Eshu que transformo a Ogun en la divinidad agresiva que es.
Tan pronto, Eshu lo trastorno, Ogun procedió a matar a 200 seres humanos. Eshu también trato de estimular a Orunmila, pero recordó el sacrificio que había sido hecho en el cielo para él, y Orunmila recordó las palabras de Dios. Orunmila, sin embargo le dio otro chivo a Eshu. Después de comerlo, Eshu le prometió a Orunmila corregir todas las cosas negativas que le había hecho.
Mientras tanto Orunmila uso la medicina que le prepararon los Awoses.

La maldad y la fiereza con que Ogun había sido asociado, hizo que los humanos huyeran de el y que fueran a casa de Orunmila para su salvación.

Mientras tanto, Orunmila le recordó a Ogun las palabras de Dios sobre matar. Ogun le contesto a Orunmila que se metiera en sus propios asuntos y que si no tenia cuidado Orunmila seria una de sus victimas. Cuando Ogun se paro para agitar su machete contra Orúmila, él contesto que Ogun estaba jugando porque:
La paja húmeda emite humo pero no fuego
La babosa trepa el árbol, pero es incapaz de morderlo
Y cuando el aceite ve al fuego se mezcla de una vez con él.

Con este conjuro, Ogun se rió y le dijo a Orunmila, que para que una deidad sea temida de vez en cuando debe ser violenta.
Ogun y Orunmila después de esto fueron grandes amigos.