OTURA-MEYI VIAJA A IMODINA PARA AYUDAR A LOS INMOLES

Apataki de Otura-Meji

Fue el quien enseño a los Alufas (musulmanes) el arte que practican hasta hoy. Otura-Meyi fue por adivinación a un grupo de Awoses. Ellos le aconsejaron que le diera un chivo a Echu, debido a que el iba a predicar Ifa en una tierra desconocida (Ilu Aimon). Después de viajar durante largo tiempo, se pregunto si el tenia una idea clara de hacia donde le iba. No se pudo responder la pregunta y decidió que había llegado la hora de regresar. A el lo acompañaban 16 Awoses y miembros de su personal domestico. Habían cargado alimentos para un viaje de 3 meses pero ya las reservas se estaban terminando. Esa noche Orumila se le apareció y le dijo que ya habían personas esperándolo en el palacio al cual el iba. Le dijo que el viaje duraría aproximadamente 300 días y 300 noches, le dijo también que tendría mucho trabajo que hacer durante el viaje y al llegar al lugar. Orumila le aseguro que no iba tener escasez de alimentos en ningún momento. Al otro día siguió su camino, ya habían atravesado los bosques y estaban llegando a un territorio arenoso, de elevaciones y la temperatura era cada vez mas cálida. El grupo se sintió cansado y se sentaron al pie de una gran roca a descansar. Mientras lo hacia escucharon unas voces como su hubieran personas que vivieran bajo la tierra. Otura-Meyi rápidamente organizo un reconocimiento del lugar. Vieron que había una cueva y huellas que entraban y salían del lugar, decidieron sentarse al lado de la entrada para esperar a ver si alguien entraba o salía del lugar no tuvieron que esperar mucho, pronto salieron unas personas del lugar que se sorprendieron al verlos ya que nunca habían visto extranjeros en ese paraje. No se comprendieron pues hablaban diferentes lenguas. Pero de alguna manera se pudieron comunicar. Era claro que los visitantes necesitaban comida y los moradores de la cueva se alegraron de poder servirles. Después de haber comido, Otura-Meyi decidió realizar una adivinación y descubrió que aquellos hombres tenían un problema. Les pregunto por su jefe, después que este se identifico, el le dijo que el había llevado a su seguidores hasta la cueva por que el estaba sufriendo de impotencia sexual. El se lo confirmo, (es un problema que puede ser asociado a los niños que tengan Otura-Meyi en el Igbodu, se soluciona dándole un chivo a Echu, luego de lo cual el problema estará resuelto). El le dijo al hombre que esto se debía a la papilla (akamu) que el solía comer. Le dijo que dejara de comerla. También señalo que se encontraba quejándose de falta de dinero. El le pregunto como se llamaba el lugar donde se encontraban, ellos le respondieron que Imodina. Le dijo al hombre que la razón de su problema financiero era debido que había abandonado a su deidad rectora Chango. Después de esto la gente se pregunto con que fuerza y poder Orumila era capaz de hacer tales revelaciones. Para demostrar el poder de Orula el comenzó a enseñarles el arte de adivinar, pero antes de poderlo perfeccionar tuvieron que ir a una guerra y su líder que se llamaba Momodu, los condujo a la batalla y solo quedo la madre de este en la cueva. Nadie se quedo al cuidado de la pobre anciana. A los 31 días que los inmoles se hubieron marchado Otura-Meyi regreso a la cueva para descubrir que la anciana acababa de morir de hambre. En la pared la mujer había hecho 31 marcas indicando el tiempo que había estado sin comer antes de morir. Otura-Meyi preservo el cadáver de la mujer en una forma especial. El había creado una granja la cual le había producido una buena cosecha.
Cuando Momodu y sus seguidores regresaron, saquearon todas las granjas incluyendo la de Otura-Meyi. El hizo una adivinación para saber como salvar su granja Ifa le dijo que le diera: 1 chivo, 1 gallo, 1 cadena, 1 machete a Echu cosa que hizo rápidamente. Echu se puso se puso a trabajar y cuando los seguidores de Momodu, regresaron nuevamente a saquear la granja. Echu utilizando la cadena del ebo, hizo una trampa invisible en derredor de la granja. Al entrar estos la trampa se activo y capturo a 7 de ellos, que desaparecieron en los cielos, otros 7 rodaron por los suelos, los otros empezaron a rezar con sus manos y caras dirigidas al cielo rogándole a Dios que les devolviera a los colegas desaparecidos y esto lo siguen haciendo los Inmoles hasta hoy día. Momodu descubrió la muerte de su madre y al ver las marcas en la pared comprendió que esta había muerto de hambre. El proclamo que todos sus seguidores deberían de ayunar por 31 días en señal de luto por la muerte de su madre, lo cual debería repetirse todos los años. Es de opinión general que la Tutela ofrecida por Otura-Meyi a los Inmoles explica la similitud entre el sistema de adivinación de Ifa y el de Alfa. Las marcas son iguales aunque los nombre difieren. También utilizan múltiplos de 16.
Otura-Meyi viaja a Imeka: Después de la muerte de su madre, Momodu se mudo al pueblo cercano de Imeka y se estableció allí, un tiempo después Otura-Meyi llego al lugar, seguido de una gran comitiva que ahora lo acompañaba. El se encontró con Momodu el cual le dijo que el había tratado de resolver para los habitantes de Imeka 3 problemas graves que tenían:

1- Eliminar a uno dinosaurios de las cercanías de la ciudad, los que estaban llenando de terror a las personas.
2- Solucionar el problema de la infertilidad prevaleciente en el lugar.
3- Reducir la altura de la roca que colgaban sobre un farallón cercano.
Otura-Meyi saco su instrumento de autoridad, con el que el podía hacer y deshacer. El apunto su vara hacia las rocas que estaban cerca del lugar donde habitaban los dinosaurios, al instante todas las rocas rodaron ladera abajo sepultando a los temidos animales. Logrando al mismo tiempo reducir el farallón que amenazaba al pueblo. El le dijo a Momodu que para solucionar el tercer problema, tenia que ver al Rey. Se le dijo que al Rey solo se le podía ver una vez al año. El le dijo entonces a uno de sus seguidores que sacara una piedra que el había traído desde Ife. Tomo la piedra y la puso en el suelo, esta se multiplico en 200 piedras. Cuando los habitantes del lugar vieron esto una multitud lo rodeo a el y a sus seguidores. El ordeno que cada persona tomara una piedra, la cual seguía multiplicándose y que estas fueran lanzadas en la dirección del palacio real, las piedras cayeron sobre el techo y se hizo un ruido insoportable dentro del mismo. El Rey salió a ver lo que estaba sucediendo. Cuando el Rey vio a Otura-Meyi rápidamente fue informado de los milagros realizados por este. El le dijo al Rey que pago tendría si el lograba solucionar el problema de la falta de hijos. El Rey contesto que el y su pueblo cantarían en alabanzas hacia Orumila de generación en generación. El le dijo al Rey bien toma una piedra y lánzala, como lo hicieron otros antes. Y le dijo a uno de sus seguidores que golpeara a Momodu con su garrote. El le pregunto a Momodu si eso era doloroso y este le respondió que en efecto así era.
Y le volvió hacer otra pregunta ¿Porque has escondido a Amina, la esposa de Audu? Momodu contesto por que la amo. Audu entonces desenfundo su daga e hirió de muerte a Momodu. Otura-Meyi entonces saco un ñame de coco y se lo dio a Momodu y la herida sano inmediatamente. Otura-Meyi le dijo a Audu que fuera a la cueva donde encontraría a su esposa, este así lo hizo. Al verlo la mujer lo abrazo, se arrodillo y pidió ser perdonada. Explico que a ella Momodu le había dicho que el había muerto en combate. Audu le dijo que había sido un extranjero, el que lo había enviado hasta donde ella estaba escondida. Ella le pidió a Audu que la llevara ante la presencia del extraño para solicitarle, que la ayudara a tener un niño. Ambos fueron a ver al Otura-Meyi, el cual le dijo que ella tendría un hijo y que este seria una niña. Ella le pregunto, ¿En que forma podría yo expresar mi gratitud a Orumila si esto es verdad? El le respondió honrándolo. Tan pronto el termino de realizar los milagros, una niña se arrodillo, bajo la cabeza al suelo y le dio las gracias, otros muchos la imitaron, la niña a partir de aquel momento se convirtió en seguidora de Otura-Meyi. Amina quedo embarazada al mes siguiente, pero ya Otura-Meyi había partido. Ella tuvo una niña a la que llamo Ifa-tumo (Ifa lo es todo). Tan pronto ella quedo embarazada, todas las otras mujeres de Imeka, comenzaron a quedar también en cinta. Otura-Meyi le dijo al Rey de Imeka que los Orichas no estaban contentos con la manera de actuar de Momodu, y que antes de que cualquier mujer en su reino quedara en cinta esta debería de ser escondida de la vista del publico, por lo que había sucedido con la mujer de Audu. Fue de esta manera como comenzó la costumbre de usar velos por parte de las mujeres de Imeka. Y también se le solicito a todos los peregrinos a lazar piedras como Otura-Meyi insto a los inmoles hacerlo. Dice la leyenda que Otura-Meyi vivió en la tierra de Aimon por mas de 12 años. Aunque sus seguidores se quedaran a vivir allí. Las costumbres, tradiciones y forma de ser eran muy extrañas para que Otura-Meyi hiciera del lugar su morada permanente. Es por esto que en el Islam se dice que a Orumila le gusta la gente de Imeka. Pero era una tierra donde la riqueza y la posición, aportaban una mayor influencia que la edad, el prefirió regresar a su casa en Ife. El se encontraba molesto por la presunción que subrayaban las normas morales del Islam, las cuales daban lugar destacado a la mas abyecta pobreza y criminalidad, como prueba de rectitud. Como hombre rico, el deseaba que todos vivieran una vida confortable ya que en el Cielo nadie tenia privaciones ni penurias. Las divinidades fueron enviadas al mundo para que:
Vivieran en paz, tal como lo hacían en el Cielo y para aborrecer la violencia y la discordia. Otura-Meyi regreso al Cielo poco tiempo después de haber llegado de vuelta a Ife.