ORULA Y SUS DOS AHIJADOS

Apataki de Otura-ejiogbe

Orula estaba abandonado por sus ahijados y tuvo que darle dos chivas a su Ifá y se encontró solo con 2 ahijados y al día siguiente sucedió lo mismo, entonces mandó votar la comida que sobraba a una furnia y al echarla allí se encontraron una fortuna y trajeron canastas cargadas de oro, Orula les dijo a sus dos ahijados que ese oro era el premio a su obediencia.