LOS VIEJOS PIERDEN SU AUTORIDAD TOTAL EN LA TIERRA

Apataki de Otura-Meji

<font size=3 color=#800000 face='Times New Roman'>Tradicionalmente
era la edad la prueba de la sabiduría y autoridad. A una persona joven
no le era permitido y no se atrevía, a interrumpir cuando los ancianos
deliberaban. En Otura-Meyi se nos revela como esta tradición fue alterada,
para hacer posible que los jóvenes compitieran por posición e influencia
con sus mayores. Un día un joven y un viejo fueron a solicitar el Ache
de Dios, ellos fueron a ver a Ifa, mediante tres Awoses que se llamaban:
Otin lotin eyo (La Bebida Suave y Dulce), Obilobi Uva (Las Nueces de Cola
son Nobles), Emulemu Ara Jonno (El Vino tiene Alcohol). A los dos se les
dijo que deberían hacer ebo, después de lo cual era que deberían partir
para el cielo. Cuando llegaron Dios les dijo que deberían de regresar pasados
7 días con 200 caracoles, cada uno. El viejo no tuvo dificultad en recopilar
sus 200 caracoles, pero el joven solo pudo recolectar 50. En el día señalado
ambos partieron por vías separadas, hacia le Cielo. El joven se encontró
con el viejo en el camino y se ofreció ayudarlo a cargar el pesado bulto,
debido a lo cual el viejo se sintió agradecido. El joven le dijo al viejo
que el no podía viajar a un paso tan lento. Pero que el se adelantaría
y lo esperaría en la puerta del Cielo. Antes de llegar el joven echo sus
caracoles en la bolsa del viejo para cargar un solo bulto. El joven siguió
hasta el palacio divino de Dios. Al llegar presento el bulto de los 251
caracoles como si todos fueran suyos, en pago de una mayor autoridad. Dios
dijo que había que esperar por la llegada del viejo. Cuando este llego
a las puertas del cielo no encontró al joven pero los centinelas le dijeron
que había seguido hacia el palacio, el viejo continuo su camino y al llegar
agradeció el joven por haberle cargado el bulto y por haberlo esperado.
Pero al pedirle sus caracoles el joven se negó a entregarlos e insistió
en que todo el bulto le pertenecía. Y acuso al viejo de tratar de robarle
su propiedad. El argumento siguió y Dios pregunto cuanto caracoles había
en el bulto. El viejo dijo que 201 y el joven dijo 251, y que había puesto
de mas pues estaba ansioso de tener autoridad y ser mas fuerte. Cuando
el bulto fue contado este contenía 251 y Dios le dio la razón al joven
y le entrego el ache que este le estaba pidiendo. Esta historia nos explica
por que los jóvenes son capaces de tomar autoridad y las riendas del poder
de sus mayores en diferentes comunidades de seres humanos hasta el día
de hoy. Antes de esto las personas deberían alcanzar el estado de viejos
antes de aspirar a cualquier nivel de autoridad. Los jóvenes participan
del gobierno mediante la toma del poder de sus mayores en el mundo. Pero
esta nos la situación en el Cielo donde son los ancianos los que aun disfruta
de la autoridad y la supremacía. Cuando este signo sale se le dirá a la
persona que no vaya a permitir que nadie toque sus propiedad cuando este
viajando, no vaya ser que la pierda (El sacerdote de Ifa responsable por
esta historia fue el Jefe Omoruyi Edokpayi. Al que se le manifestó este
echo al hacer una adivinación para una persona).
</font>