LOS SERES QUERIDOS SE CUIDAN AUN DESPUES DE MUERTOS.

Apataki de Ose-ejiogbe

EN ESTE CAMINO EL HIJO QUERIA MUCHO A SU MAMA Y EL DIA EN QUE ELLA MURIO EL LA LLORABA SIN CONSUELO Y PEDIA A GRITOS QUE NO SE LA LLEVARAN A ENTERRAR, PUES EL QUERIA SIEMPRE ESTAR A SU LADO.
TANTO LLORO Y SUPLICO QUE POR FIN LO COMPLACIERON Y LE DEJARON EN LA CASA EL CADAVER DE LA MADRE.
SUCEDIO QUE AL TERCER DIA EL HEDOR ERA INSOPORTABLE Y EL HIJO EN VEZ DE LLEVARLA A ENTERRAR, COMENZO A PEDIR A GRITOS Y EN MALA FORMA QUE LA SACARAN DE ALLI, PORQUE YA NO PODIA RESPIRAR POR EL MAL OLOR.
Y A PARTIR DE ENTONCES EL HIJO NUNCA SE OCUPO DE LLEVARLE FLORES A SU MAMA AL CEMENTERIO.