LA CONFIANZA EN EL ANGEL DE LA GUARDA.

Apataki de Ose-ejiogbe

HABIA UN CIEGO LIMOSNERO QUE TOCABA EL REDOBLANTE Y LE CANTABA AL REY, PERO TODOS LOS DIAS EL PEDIA SU LIMOSNA. Y DECIA QUE MIENTRAS SU ANGEL NO LO VENDIERA NO HABIA REY QUE LE PUDIERA HACER NADA.
SU ENEMIGO LO OYO Y SE LO CONTO AL REY, ESTE MANDO A BUSCAR AL CIEGO Y LE DIO A GUARDAR UN COLLAR DE CORAL. EL CIEGO SALIO PARA SU CASA Y SU ENEMIGO LO SIGUIO CON LA INTENCION DE VER DONDE GUARDABA EL COLLAR.
EL CIEGO PUSO EL COLLAR EN UN LUGAR DONDE LO CREYO SEGURO, SU ENEMIGO LO COGIO Y SALIO A BOTARSELO AL MAR, A LOS POCOS DIAS EL REY MANDO A BUSCAR DE NUEVO AL CIEGO, PARA QUE LE DEVOLVIERA EL COLLAR. EL CIEGO REGRESO A SU CASA Y CUAL FUE SU ASOMBRO AL NOTAR QUE LE FALTABA EL COLLAR. SE VOLVIO LOCO BUSCANDOLO HASTA QUE SE DECIDIO A IR A CASA DE ORUNMILA A REGISTRARSE, ESTE LE DIJO: QUE TENIA QUE HACER EBBO Y TENIA QUE DARLE DE COMER UN PARGO GRANDE A SU LERI Y QUE SE FUERA Y EL PARGO FUERA BIEN GRANDE QUE LO COMPRARA, Y QUE DESPUES QUE SE TERMINARA LA ROGACION LO ABRIERA LO REGISTRARA.
EL CIEGO ASI LO HIZO Y CUANDO ABRIO EL PESCADO ENCONTRO EL COLLAR. LO COGIO Y SE LO LLEVO AL REY.