EL HOMBRE Y LA ARAÑA.

Apataki de Ose-oyeku


CIERTA VEZ EXISTIA UN HOMBRE QUE ESTABA PASANDO MUCHA NECESIDAD Y HAMBRE, A LO QUE EL DECIDE SALIR A BUSCAR FORTUNA Y DESPUES DE MUCHO CAMINAR LLEGO A UN LUGAR EN DONDE HABIA UNA FINCA Y LE PIDIO ALBERGUE AL DUEÑO.
AL OTRO DIA POR LA MAÑANA EL HOMBRE SE DIO CUENTA QUE EL DUEÑO DE LA FINCA NO CULTIVAVA LA TIERRA Y LE PIDIO AL MISMO QUE LO DEJARA CULTIVAR LA MITAD DE LA FINCA Y QUE LA COSECHA SE LA COMPARTIRIAN A LA MITAD, A LO QUE EL DUEÑO ACCEDIO.
UN RATO DESPUES EL HOMBRE DECIDIO IR A RECORER LAS TIERRAS Y CUANDO ESTABA EN SU RECORRIDO VIO UN CHIVITO SUELTO POR EL MONTE Y LE CAE DETRAS, EL CHIVITO ENTRO EN UNA CASA QUE RESULTO SER LA DE ORUNMILA, EL HOMBRE ENTRA EN LA CASA Y ORUNMILA LE PREGUNTA QUE PORQUE LE VIENE CORRIENDO DETRAS AL CHIVO, A LO QUE EL HOMBRE LE RESPONDE, PUES PORQUE TENGO MUCHA HAMBRE, ORUNMILA LE SIRVE UN PLATO DE COMIDA Y EL HOMBRE AL DARSE CUENTA QUE SE ENCONTRABA EN CASA DE ORUNMILA LE PIDE A ESTE QUE LO REVISE, ORUNMILA LE REALIZA OSODE Y LE VIO ESTE IFA, ACONSEJANDOLE QUE ENCONTRARIA
UN LUGAR DONDE EN DONDE TENIA QUE OIR LAS ORIENTACIONES QUE LE DIERAN Y QUE SI NO LAS ESCUCHABA ESA SERIA SU DESGRACIA Y QUE SI LAS OIA ESA SERIA SU SUERTE.
ORUNMILA TERMINO DE REVISARLO Y EL HOMBRE SE MARCHO, CUANDO ESTE IBA POR EL CAMINO DIVISO UNA MONTAÑA Y ENCIMA DE ESTA UN CASTILLO, CUANDO LLEGO A LA FINCA LE PREGUNTO AL DUEÑO QUE DE QUIEN ERA ESE CASTILLO, A LO QUE EL DUEÑO LES RESPONDIO QUE ESE CASTILLO ESTABA ABANDONADO. ENTONCES EL HOMBRE DIJO COMO ES POSIBLE QUE YO SIN CASA Y PASANDO TRABAJO Y ESTE CASTILLO ESTA ABANDONADO.
SALIO DE LA CASA Y SE DIRIGIO AL CASTILLO CUANDO ENTRO APENAS PODIA CAMINAR POR LA CANTIDAD DE TELAS DE ARAÑA QUE ALLI HABIAN, EN EL MISMO INSTANTE EN DONDE SE ENCONTRABA LE VINIERON HACIA ARRIBA DOS ENORMES LUCES Y ESTE PERDIO EL CONOCIMIENTO, CUANDO DESPERTO SINTIO UNA VOZ QUE LE DIJO, NO TEMAS YO NO TE HARE NADA, ERA UNA GIGANTESCA ARAÑA QUE SE ENCONTRABA EN ESE LUGAR, LA ARAÑA LE PREGUNTO AL HOMBRE, QUE HACE USTED AQUI, A LO QUE EL HOMBRE RESPONDIO YO LLEGUE AQUI PORQUE ME DIJERON QUE ESTO SE ENCONTRAHA VACIO Y COMO YO NO TENGO DONDE DORMIR PENSE QUE AQUI PODIA DORMIR YA QUE ESTABA VACIA. ENTONCES LA ARÑA LE DIJO ESTA BIEN, PERO CON UNA CONDICION, QUE NO TE ACUESTES EN NINGUNA SILLA NI CAMA.
PASARON LOS DIAS Y EL HOMBRE SE DABA CUENTA QUE NADA LE FALTABA QUE LA ARAÑA SE LO HACIA TODO.
UN DIA EL HOMBRE SE CANSO DE DORMIR EN EL SUELO Y SE ACOSTO EN UNA CAMA Y SE ENREDO CON UNA TELA DE ARAÑA, EN ESO HIZO SU ENTRADA LA ARAÑA, QUE AL VERLO ENSEGUIDA EN SU TELA DE ARAÑA AVANZO A COMERSELO Y EL HOMBRE LE DIJO NO, NO ME COMAS, NO SOY UNA MOSCA, LA ARAÑA DIJO: MIRATE, ERES UNA MOSCA Y SE LO TRAGO.