LOS PÁJAROS NO SÉ ALIMENTAN DE ALGODÓN

Apataki de Osa-Meji

Pataki

XE WA ADA MO NE XO AVO KA FU(AVO KA FU):
Tela enhebrada de algodón. Un pájaro furioso, nunca pica el algodón. (Los pájaros no sé alimentan de algodón).
Cuando JIHWEYEHWE creó el mundo, el primer árbol que sé plantó fue el Algodón. Una vez plantado, el árbol dio su fruto, y la fruta abrió para dar el algodón. Dios confió la guarda a los pájaros, pero los pájaros, vieron que la fruta era sabrosa. Dijeron: Estas frutas deben ser buenas para comer. Ahora tenemos hambre. ¿Vamos a quedarnos con hambre viendo esta fruta ahí?
Dios emplazó a los dieciséis IFA y dijo: Tengo que confiar la guarda del algodón a los pájaros, de manera que lo protejan. Pero dijo: Comen de las frutas. De aquí en adelante, quisiera confiárselos a Uds.
Pero los IFA Mejis le dicen no a la proposición.
Entre todos los IFA, Osa Meji era el último. Aunque el más pequeño, fue ante su padre, Dios, y él dijo: Mi padre; soy su hijo. Todo lo que Ud. pida yo lo haré.
Y, mientras volvía a su hogar, Osa Meji pensó de nuevo: Esto será imposible para mí, y le dije a mi padre que lo lograría. Es necesario que yo haga esto.- Y consultó IFA, IFA contestó que llegaría fácilmente a sostener su promesa. Es necesario que invite a su amigo Oye la araña(YEGEDEDE).
Osa Meji corrió a su amigo, y Oye dijo: No sé asuste, estoy con usted. Osa Meji le expuso su problema: Mi padre me confío el Algodón. ¿Cómo me ayudaría a protegerlo contra los pájaros?
Oye le dijo: Muéstreme el Algodón.- Entonces, Oye fue por sus amigos e hilaron alrededor del Algodón. Al día siguiente en la mañana, temprano, Osa Meji fue a los arbustos, vio a los pájaros que habían sido capturados y los metió en un saco, fue a casa de su padre y le dijo: !Mire padre!. Lo que le traje y saco los pájaros y sé los entrego, así cumplo mi palabra.
Y Dios felicitó a Osa Meji y sé volvió amo de la tierra, al momento que Dios le dio la Tierra a Osa Meji, el OSHA Sakpata no existía. Vino al mundo bajo la signo Ojuani Meji.
El consultado tendrá éxito en su existencia. Sus enemigos no podrán nada contra él.