LA VANIDAD DEL CURUJEY.

Apataki de Osa-Irete


CIERTA VEZ EL CURUJEY SE QUEJABA QUE NO PODIA ENTERARSE DE LO QUE OCURRIA EN EL MONTE Y FUE A CASA DE ORUNMILA EN BUSCA DE ADIVINACION EL CUAL LE VIO ESTE IFA Y LE MARCO EBBO.
TAN PRONTO HIZO EBBO, EL CURUJEY QUE VIVIA ARRASTRANDOSE ENTRE LOS ARBOLES SE AGARRO DE ELLOS Y COMENZO A ASCENDER
MAS ALTO HASTA EL ARBOL DE MAYOR TAMAÑO. CUANDO SE ENCONTRO POR ENCIMA DE LOS DEMAS ARBOLES SE LLENO DE VANIDAD, QUE CUANDO LOS ARBOLES QUE ERA LO QUE VEIA DESDE DONDE SE ENCONTRABA, EL LES DECIA: PORQUE NO HICIERON EBBO COMO YO LO HICE.
TAN CANSADO ESTABAN LOS ARBOLES DE LA VANIDAD DEL CURUJEY QUE FUERON A CASA DE ORUNMILA E HICIERON EBBO, DESPUES DE ESYO SE CAYO EL CURUJEY VOLVIENDO A SU ESTADO HABITUAL DE ANTES POR DEBAJO DE LOS DEMAS ARBOLES.
POR ESO EL CURUJEY CUANDO SE AGARRA DE LOS DEMAS ARBOLES, ESTE SE ALIMENTA TAMBIEN Y CRECE MAS QUE EL.