EL INVALIDO Y EL CIEGO

Apataki de Osa-Meji

Pataki
Él invalido de las piernas no sabia como manejar un rifle: Y su amigo ciego le enseñaba a disparar cuando iban a cazar. Cuando él invalido vio un animal, y le disparaba nunca fallaba y así lo mato y fue a buscar su presa.
Un día, él invalido, fue a ver a un Babalawo y le pregunta: ¿Qué debo hacer para poder pararme? El Babalawo dijo: Es necesario un sacrificio a IFA.- Y le pidió al paralítico: Dieciséis palos, dieciséis palomas y ciento sesenta y cinco monedas y se hizo.
Un tiempo poco después fue el ciego, a buscar al Babalawo y le pregunta: ¿Que debo hacer para recuperar la vista?
El Babalawo dijo: Es necesario hacer un sacrificio a IFA.- El consultado aceptó y el sacerdote le pidió: Dieciséis palos, dieciséis palomas y ciento sesenta y cinco centavos. Y el ciego lo trajo.
Una vez el sacrificio cumplido, los palos fueron devueltos a los consultados, para que les sirvieran de almohadas.
Y volvieron a cazar. Él invalido, vio un antílope, le dijo al ciego que portaba el rifle: Es un antílope vamos a cazarlo.
Volvieron a la cabaña que habían hecho en el bosque y que les servia de resguardo durante sus cacerías. El antílope fue llevado a la cabaña, dijo el ciego: Este animal es muy grande, antes de cortarlo todo, voy a asar sus entrañas y las voy a comer. Agrego pimienta, y me servirán de aperitivo, antes del resto de la carne.
Ahora, él invalido vío saltar un sapo. Él lo capturo y lo mató, lo hizo tostar, y lo condimentó con especias abundantemente y sé lo presento al ciego. El ciego tomó el sapo en su mano, y sé llevó a su boca, y comenzó tirar con fuerza. Y de tirar, y de tirar. Finalmente, tiró un muslo. ¡Con el traqueteo la salsa de pimiento y la sal cayeron en sus los ojos y sé quemo ¡Y así recupero la vista!
Lo primero que vio fue el sapo en su mano y como pensó que lo que estaba comiendo eran las entrañas del antílope, sé molesto tanto que tomo los chicotes y le cayo a palos al invalido, y le dio tanto y tanto que este sé paro y salió corriendo.