LA REINA DE LAS HADAS.

Apataki de Iwori-owonrin

Pataki

Él le hizo adivinación para los padres y el novio de la reina de las hadas.

Atiro gongo lori ila rilo emi ma beje leyin Ooruun. Adifa fun Amure Nana, Omo ta'ro diri gongo re 'le oko.

La reina de las hadas nació como una hija de una noble familia. Ella creció para ser muy hermosa, pero a sus padres se les dijo el día de su ceremonia de iniciación siendo pequeña, que al menos que ella se casara con Orunmila moriría, el mismo día del matrimonio.
Siendo una niña, ella tenia una forma peculiar de peinarse el pelo llevándolo al tope de su cabeza. Sin que nadie supiera que esta era la forma que las hadas se peinaban en el cielo.
Cuando el día marcado para ser dad en matrimonio a Orúmila llego, él decidió hacer una adivinación especial. Orunmila les dijo a los padres que como ellos estuvieron preparándola para el matrimonio, ella esta finalizando los arreglos para regresar al cielo, porque su marido en el cielo estaba preparado para recibirla como esposa. Orunmila predijo que ella moriría en el camino a su casa.
Para salvarla a ella de las maquinaciones de su esposo en el cielo, Orunmila recomendó que un sacrificio debía ser hecho con una chiva y un machete. Por otro lado, Orunmila advirtió que ella no debería llegar a su casa con su tradicional peinado. Él insistió que ella debería soltarse el cabello pues era la única manera de sostenerla en la tierra.
El sacrificio fue hecho. En el día fijado para llevarla a su casa. Orunmila se apareció en la casa de sus suegros y les dijo que ella debería soltarse el cabello antes de entrar en su casa. Esta era una orden de su futuro esposo.
Después de cortar su cabello, ella se vistió similar a las tres mujeres que la acompañarían en cortejo a la casa de Orunmila. Esta estrategia fue concebida por Orunmila para confundir.
Mientras tanto, el marido del cielo manda a mensajeros para que la buscaran. Llegando a la tierra, ellos tomaron posición e el camino a casa de Orunmila. Cuando el cortejo nupcial iba aproximándose al hogar de Orunmila, ellos no pudieron reconocerla, a lo que concluyeron que ella no había salido de la casa de sus padres. Ellos fueron a casa de los padres de la muchacha, solo para descubrir que se había casado con Orunmila.
Eshu lo regreso al cielo y dijeron lo que había ocurrido.
Ella vivió feliz con Orunmila hasta edad muy avanzada.