KOKORIOKO.

Apataki de Iwori-Meji


KOKORIOKO ERA EL HIJO DEL REY, PERO ERA MUY ATREVIDO AL EXTREMO DE SER ODIADO POR TODO EL MUNDO. EL PADRE ESTABA MUY TRISTE AL VER EL DESCONTENTO DE SUS SUBDITOS Y SE ACORDO EN UN CONSEJO CONCEDERLE LA CORONA AL QUE CAZARA UN ELEFANTE. ESE DIA KOKORIOKO SE HABIA MIRADO Y COMO NO TENIA LOS ANIMALES PARA LA LIMPIEZA; ENTRO EN UN PATIO, SE LOS LLEVO E HIZO EL EBBO.
AL POCO TIEMPO VIO A UN ELEFANTE Y CON LAS FLECHAS QUE LE QUEDO DEL EBBO LE TIRO Y LO MATO.

SUCEDE QUE UN CABALLERO DEL REINO LO ENCONTRO, LE SACO LA FLECHA Y EL MISMO SE PRESENTO EN CORTE CON DICHOS OBJETOS DICIENDO QUE EL LO HABIA MATADO Y EL LUGAR DONDE LO TENIA.

TODOS FUERON A VERLO Y CUANDO EMPEZARON LOS PREPARATIVOS DE LA FIESTA PARA CORONARLO ORUNMILA LE CONTO A KOKORIOKO LO QUE SUCEDIA Y ESTE ENSEGUIDA SE PRESENTO RECLAMANDO SUS DERECHOS, DONDE LO TOMARON COMO UNA DE SUS MUCHAS MAJADE RIAS A QUE EL TENIA ACOSTUMBRADAS A LAS GENTES.

PERO TANTO KOKORIOKO INSISTIO, QUE LOS CONSEJEROS DEL REINO ACORDARON LO SIGUIENTE: PRESENTARON MILES DE FLE CHAS Y QUE DE ELLAS SEÑALARA LA SUYA.

LA PRUEBA FUE FAVORABLE A KOKORIOKO, ENTONCES EXIGIERON QUE LLEVARA OTRA FLECHA IGUAL, Y TAMBIEN LO HIZO.

Y ASI FUE PROCLAMADO REY POR SU SUERTE Y POR SU HERENCIA.