DAVID Y GOLIATH.

Apataki de Iwori-irete

Shango le acepto la guerra a un enemigo muy fuerte y poderoso que vivía en el llano. Shango sé subió a la loma y desde lo alto observo los movimientos de su enemigo y le tiro una piedra amarrada a una onda, y le dio en la cabeza matándolo, después bajo y le corto con su espada la cabeza.