XLA EL GRAN LADRON.

Apataki de Iwori-Meji

XLA vivió en AGBODO. Era un gran ladrón. Siempre, les quitaba las ovejas a otros. Los campesinos sé reunieron todos en un día bello y dijeron: ¿Cómo eliminamos a XLA? Y decidieron botarlo de la ciudad.
XLA, una vez expulsado, fue a buscar un OLUWO llamado ALITONU BOKO para consultar IFA, para saber como entrar en la ciudad que lo había desterrado.
Salió WOLI MEJI. El OLUWO le pidió una olla de aceite de palma y una jarra de madera con vino de palma(Akoko). Era necesario poner la olla y la jarra en la puerta publica de AGBODO, para que todos encontraran esto y sé divirtieran.
IFA agregó: Después de haber dejado esto escóndase en los arbustos, y observa lo que pasa. ¡Un momento después, un vendedor de vino de palma vino y paso cantando: KUUUUUU-wi! Brevemente después las personas comenzaron a venir. Y cada uno comenzó a comprar y a beber vino de palma. ¡Súbito, un campesino abrió y exclamó: ¿Es tuyo? ¿Qué hay de bueno en esta olla? Y van a verlo.
Vio el aceite de palma, y dijo: Quién es el loco que dejo este aceite aquí sin cuidarlo? Bueno tomaré un poco.- ¡Un segundo campesino: yo también voy a tomar beneficio de la oportunidad!, Y el tercero y el cuarto, y después todos y dejaron la olla sin nada de aceite.
XLA no apareció.
Siete días después de, XLA fue a llevar la queja ante el jefe de la ciudad contra aquellos que lo denunciaron como ladrón. El Oba le pregunto: ¿Cuales eran los cargos? XLA contestó: Que había comprado una olla con aceite de palma y al cruzar su pueblo tome un descanso en los arbustos y deje la olla de aceite en la puerta publica. A mi retorno no tenia nada que recuperar. Después de unos días más tarde, supe que viven en este pueblo los que tomaron el aceite.
Y el Oba le pregunto a su pueblo y ellos dijeron: que encontraron la olla con el aceite y como no tenia dueño sé la bebieron.
¿- Cómo califica usted su acto? Preguntó al jefe.

¡Entonces XLA comenzó reírse y dijo: ve bien que no soy el que sólo roba en la ciudad! ¿Porque permitió que me desterraran?
El jefe concluyó: Xla habla bien, a Ud. hay que admitirlo de nuevo en la ciudad.
Y XLA entró la ciudad, y XLA caminó como un jefe. Y todos cantaron detrás él, como cantaron el día del destierro.


Cantos.

KU NA DO GLI
BO AZO NA DO GLI,
HE NA DO GLI,
BO YA NA DO GLI.
E DO AGO!
LAYE LAYE!
GBODO-GLI BO DO GLI DO
E DO AGO!

La muerte esta en la entrada de GBODO
y la enfermedad esta en la entrada de GBODO
el infortunio esta en la entrada de GBODO
y la pobreza esta en la entrada (de GBODO)
¡La entrada de la ciudad que dijeron: por atrás!
¡Nada tiene que hacer! ¡Nada tiene que hacer!
El miedo de GBODO (= el XLA) sé volvió grande
en el país
¡La ciudad de la entrada, dijeron: por atrás!