OZAIN Y LAS MUJERES

Apataki de Iwori-oyeku

En un pueblo había un gran Osainista y a su casa iban muchas personas a mirarse y a resolver sus problemas. Un día llega una mujer muy linda y hermosa, procedente de otra tribu y el Osainista quedo profundamente enamorado de ella. Por lo que se le presento a su Osain a ver si este le aceptaba como su compañera de el, pero este le dijo que no, debido a que esa mujer no le servia a su hijo. Todo esto lo hizo el Osainista sin saber si esa mujer se fijaría en él. Pero a pesar de la negativa de Osain, el Osainista enamoro a la mujer, pero esta no lo acepto.
Entonces el Osainista prometió enseñarle como funcionaba su Osain a cambio de su amor, y la mujer, picada por la curiosidad de conocer aquello, y así acepto. En cumplimiento de este pacto, el Osainista llevo a la mujer a su casa y le enseño como trabajaba con su cazuela.

A partir de este instante, la mujer comenzó a sentirse muy mal del vientre y el Osainista estaba desesperado por hacer vida sexual con ella, pero la mujer sin embargo no sentía ningún interés por él, trato de evadirlo, y además porque desde el momento que conoció aquel secreto, Osain la había convertido de mujer en hombre, retirándole la regla, comenzando a interesarse por las demás mujeres. Osain además castigo a su hijo, dejándolo impotente y más tarde lo dejo ciego y sordo, desde entonces la mujer asumió el mando de aquella casa.