CAMINO DE LAS TRES EGUNS

Apataki de Iwori-irosun

En la tierra de Ile Yire vivían distintos Awoses que no se ocupaban de las deidades, porque creían que había otra religión mas fuerte que Osha e Ifa. Ante esta situación, Shango mando a Elegba a aquella tierra, para investigar como andaban esos Awoses y que cosa estaban haciendo. Cuando Eshu llego cantaba: Shango Ebo Nire Oba Reku Olona Yire Aye. Y todos los Awoses de aquella tierra comenzaron a desacreditar a Eshu y a Shango.

Elegba comenzó a enfermarlos de Oko y del Oboñu que se les inflamaban y cuando todos estaban enfermos, se arrodillo en medio del pueblo y rogó a Olofin: Olofin Baba Alirun Atiti Lekun Oba Olodumare Guamale Elegba Foribale Baba Yebae Ayana Olorun Kofideno. Y Olofin que lo Oyo le dijo a Elegba que fuera a su presencia.

Cuando Elegba llego ante Olofin, le contó todo lo sucedido y que habían hecho los Awoses de Ole Yire. Olofin le contesto: Yo voy contigo a esa tierra, y cuando llego los maldijo: Ustedes hablaran de todo el mundo, serán hipócritas y cobardes. Y virando la espalda se fue para donde estaba Shango.

Cuando Olofin llego a donde estaba Shango, este le dio Moforibale al padre y después Olofin le contó a Shango todo lo sucedido. Shango le contesto: Padre yo no he actuado porque usted siempre se pone bravo cuando yo actúo severamente. Olofin le contesto: Elegba no me dijo que tú lo habías mandado a la tierra de Ile Yire, para saber como andaban los Awoses. Si yo hubiera sabido esto no vengo. Shango al oír estas palabras se incomodo y comenzó a llamar a Egun: Egun, Losa Baba Mafun, Egun Losa La Iré Owo Egun Oma Olona Egun a un lo. Y acto seguido se presentaron tres Eguns que Shango había llamado y salieron juntos con este y juntos llegaron a la tierra de Ile Yire y volvieron locos a todos los Awoses de allí. Cuando Shango se retiro de allí, dejo a cada Egun vigilando en cada esquina, y estos Awoses no hacían mas que maldecir y desde entonces los Awoses de aquellas tierras unas veces hablan bien y otras veces hablan mal.