LA MALDICIÓN DE OBATALA PARA EL CATUMBO

Apataki de Irete-ofun

Obatala se encontraba triste y solitario y para distraerse, organizo un Certamen de canto entre los pájaros ofreciéndole un Premio a los Ganadores. Era una época en que los pájaros no cantaban y éstos al enterarse se pusieron a ensayar para prepararse para el concurso.

Las gentes que estaban ansiosas porque llegara el día de la prueba, se dieron cuenta de que faltando solamente seis días, para que se efectuara la misma. El Sinsonte no practicaba, pero como él era reservado, cuando le preguntaban por esto, contestaba que el no sabia. Días antes del concurso, el Sinsonte, al percatarse de que todos estaban pendientes de su persona, se fue a casa de Orunmila, quien le vio este Ifá y le dijo: tienes que hacer Rogación con Pito, soga y demás ingredientes del Ebo. Y ORUNMILA le regalo un pito para que tocara y practicara.

Llego por fin el día en que Obatalá los tenia a todos citados para concursar y según los pájaros iban llegando. Iban cantando y así cada alineo distinta calificación. Sucedió que el Sinsonte no llegaba al concurso y Obatala impaciente, por su demora lo mando a buscar a su casa con Elegua, para que averiguara que cosa le había sucedido, pero Elegua se lo encontró por el camino y cuando llego al concurso se puso a cantar, haciendo igual que todos los demás pájaros que habían cantado.

Al oírlo Obatalá lo mandó a callar y le otorgo el premio. Pero el Catumbo envidioso porque no había ganado ningún premio, quiso hacerle una traición, y por la noche se encendió y esperó a que el Sinsonte llegara y cuando entró en su casa el fue detrás del Sinsonte con un palo obligándolo a salir de la casa y diciéndole que allí no podrá entrar más. Como esa noche llovió, el Sinsonte se mojo todo pues estaba a la intemperie. Cuando escampó, Obatala salió a recorrer a todos los pájaros, se asombro al ver el Sinsonte mojado y al ir a preguntarle que cosa le había sucedido, éste se asustó y le dijo nerviosamente que no le pegara. Extrañado Obatalá por esta respuesta del Sinsonte, le dijo: Yo no vengo a pegarte, yo soy Obatalá y vengo a ver que cosa ustedes necesitan.
Cuando el Sinsonte reconoció a Obatalá, se calmó y entonces le dijo lo que le había hecho el otro, que lo había botado de su casa amenazándolo con pegarle si volvía allí.

Obatalá fue a buscar al Catumbo y le toco a la puerta, pero este no sabia que era Obatala el que había tocado a la puerta y creyendo que era el Sinsonte dijo: Vete de aquí porque te voy a dar un palo para que sepas quien soy yo. Y al abrir la puerta vio que era Obatalá y se asombro, pidiéndole perdón, pero Obatalá le echo una maldición. Mientras el Mundo sea Mundo, Tu Catumbo, será el pájaro mas malo y mas feo del mundo.