PRUEBA DE OLOFIN

Apataki de Irete-Meji


Aconteció una vez que Olofin, queriendo probar a Orúmila le encargo le consiguiera Obi del monte donde Ogun era el dueño y que no permitía la entrada de nadie sin su permiso. Orúmila cogió un saco, se lo echo al hombro y partió rumbo al monte a cumplir el encargo de Olofin. Ogun enterado de que Orúmila se había internado en el monte sin haberle participado nada. Comenzó a cavar agujeros por todas las sendas y finalizada su operación, los fue disimulando completamente con paja seca, y al regreso, tal y como esperaba Ogun, Orúmila cayo en una de las trampas sin tener posibilidad alguna de salir de la misma. Estaba entrampado y podía que morir.

Después de luchar por tres días consecutivos y no lograr nada, Orúmila acepto la muerte. Aquí se hubiera quedado a morir a no ser que Oshun, Obatalá y Yemaya que andaban recogiendo leña y hierbas por el monte, al oír un canto que salía de abajo de la paja seca, fueron a ver que se trataba y al acercarse al hueco y quitar un poco mas de paja seca, vieron con gran asombro, que Orúmila estaba dentro del mismo. Oshun se quito el pañuelo amarillo que llevaba atado a su cintura e igual hicieron Obatala y Yemaya y empatando dichos pañuelos, agarrando las tres mujeres por una punta, le lanzaron a Orúmila la otra parte y lograron sacarlo del hueco. Después le dieron de beber Oti, y lo llevaron a presencia de Olofin. Cuando Orúmila llego, le entrego los obis al padre.