POR QUE EL DUEÑO DE ESTE IFA NO PUEDE COMER COCO.

Apataki de Irete-ejiogbe

En la Tierra de Obetache reinaba Amonsu, hijo de Orumila Agbon Niregun. Amonsun era muy querido por su pueblo, pues había traído la paz y la prosperidad para todos. Un día Orumila fue de visita a la Tierra de su hijo. Encontrando que todos daban salves a Amonsun, diciendo: Loado sea el que da de comer a sus seguidores. El estaba sentado en su trono y al ver a su padre, le hizo señas con su Iruke, y envío ocho de sus seguidores a recibirlo, pero no se levanto de su trono. Cuando los siervos llegaron donde Orula le dijeron: Amonsun te saluda, el que tiene alimentos te los brinda, al que esta hambriento, se los brinda, el que da de comer a sus amigos y seguidores te saluda. Los seguidores de Amonsun tomaron de la bolsa de Orula seis obis, y se los comieron. Ante esta falta Orula comenzó a repróchale a su hijo diciéndole: Amonsun, por muy Rey y poderoso que seas, tienes que saber que soy tu padre, yo te busque y no te encontraba, al encontrarte al fin no vienes a mi encuentro, no me saludas, solamente sacudes tu Iruke y tus seguidores se comen mis obis. Al oír aquellos reproches, los seguidores de Amonsun dijeron: ¡Oh, este es el padre de Amonsun, el que nos trajo los obis. Baba Agbon Niregun! Amonsun se levanto de su trono y se arrodillo ante su padre. Orumila dijo: Oigan bien todos, a partir de hoy, aquí donde yo estoy parado se harán los sacrificios, cogiendo un acho funfun se lo ato en su cintura, luego se lo quito y lo hundió en la tierra y al decir un rezo Orumila se desapareció y el acho funfun se convirtió en una piedra (ota). Desde entonces se encuentra en la ade de Orumila.
NOTAS: Aquí nació la prohibición de comer obis. Se explica también el por que Orumila solo tiene un ota. También nos indica que por muy grande que sea un ahijado, siempre ha de rendir moforibale a su padrino.