LOS OBEDIENTES PROSPERARON

Apataki de Idi-ofun

ACONTECIO UNA VEZ QUE HABIA UN HOMBRE QUE SE LLAMABA MABA OLOGUERE QUE VIVIA EN LA TIERRA EGUADO HACIENDO TODA CLASE DE TRABAJOS, LO MISMO CARGABA LEÑA, QUE UNA CANASTA DE ROPA O CUALQUIER OTRA TAREA QUE SE LE PRESENTARA, PARA GANAR EL SUSTENTO DE EL Y DE SU FAMILIA.
LLEGO UN DIA EN QUE SE VIO MUY MAL DE TODO, POR LA INFLUENCIA QUE RECIBIA Y POR LAS MALDADES DE SUS ENEMIGOS, QUE HACIAN LO MISMO QUE EL Y TUVO QUE IR A VER AL AWO DEL PUEBLO PORQUE NO QUERIA SEGUIR SUFRIENDO MAS MISERIAS.
LA MUJER Y EL CHIQUITO QUE VIVIA CON EL FUERON A CASA DE ORUNMILA Y ESTE LES HIZO EBBO Y SE LO MANDO A LLEVAR A EL ILE DE OKE (LA MONTAÑA) Y EL HOMBRE LO HIZO TODO COMO SE LO HABIAN INDICADO Y ESHU MANDADO POR OBATALA LE INDICO HACER LOS MANDADOS DEL SANTO Y ORUNMILA LE ACONSEJO QUE REUNIERA ALGO DEL DINERO QUE GANABA CON SUS MANDADOS PARA QUE RECIBIERA AL ANGEL DE SU GAUARDA Y A ORUNMILA (QUE PUEDEN SER OBATALA, YEMAYA O SHANGO).
EL HOMBRE LO HIZO TODO BIEN Y AL POCO TIEMPO VINO EL ESTADO DE TRANQUILIDAD Y PROSPERIDAD Y TUVO SUS BENEFICIOS Y ENTONCES DEJO AL MUCHACHO QUE YA TENIA CONOCIMIENTOS EN EL MISMO EMPLEO DE EL Y EL JOVEN CORRIO LA MISMA FORTUNA PORQUE OBEDECIO LOS CONSEJOS QUE LE DABAN.