LA MALDICION DE LOS HIJOS.

Apataki de Idi-ika

EN LA TIERRA AKIOLOGAN VIVIA UN BOKONO LLAMADO ODI KA EL CUAL VIVIA ENAMORADO DE UN PRINCESA REAL QUE VIVIA A LA ORILLA DEL RIO Y ESTA SE LLAMABA HILA, ESTA ERA OMOBIRIN YEWA.
ODI KA ESTABA PERDIDAMENTE ENAMORADO DE AQUELLA HERMOSA PRINCESA Y EL HIZO CASO OMISO DE LA ADVERTENCIA DE SU ITAN ODU IFA, DONDE EL NO PODIA TENER RELACIONES CON LA OBINI DE LOS CUATRO PUNTOS CARDINALES DE AQUELLA TIERRA, POR ESTAR MALDECIDA POR EL ESPIRITU ANCESTRAL DE AQUELLA TIERRA QUE SE LLAMABA GONOFO.
DE LOS AMORES DE ODI KA Y LA HIJA DE YEWA, NACIERON CUATRO HIJOS, LOS CUALES ERAN TOHOXU O SEA ANORMALES Y TENIAN LOS OJOS SALTONES.
ODI KA AL VER AQUELLO SE ABOCHORNO Y REPUDIO A ORUNMILA, PERO YA LA MALDICION DE GONOFO LOS HABIA ALCANZADO Y EL TUVO QUE IR A CASA DE OLOFIN PARA PEDIRLE AYUDA PARA SUS HIJOS, Y OLOFIN LE DIJO QUE EL TENIA QUE DEJAR DE JODER PARA QUE LA MALDICION DE GONOFO NO SIGUIERA EXTENDIENDO SE A SUS OTROS HIJOS Y LE ENTREGO A PAKOKO KUVITO, QUE ERA EL GUARDIAN NOCTURNO DE ODI KA PARA IMPEDIR QUE LA MALDICION SIGUIERA OPERANDO SOBRE SUS HIJOS, PUES GONOFO TRABAJABA SOBRE ITE DE ODI KA O SEA EL SEMEN DE ODI KA Y ASI SOLO PODRIA ENGENDRAR FENOMENOS.
ODI KA PREPARO LOS CUATRO IKOKO PARA DARLE DE COMER A LOS CUATRO PUNTOS CARDINAS, DESAGRAVIARLOS Y ASI PODER LOGRAR SUAVIZAR LA SITUACION DE SUS HIJOS.